Saltar al contenido principal
Operarios de la Planta Chacabuco de Mowi Chile. Foto: Mowi Chile.
Operarios de la Planta Chacabuco de Mowi Chile. Foto: Mowi Chile.

Chile: La iniciativa busca reciclar más del 80% de los residuos generados por la planta de proceso Mowi Chile en Puerto Chacabuco.

Un ambicioso proyecto de reciclaje industrial ha implementado la planta de proceso de Mowi Chile, ex Marine Harvest, ubicada en Puerto Chacabuco, región de Aysén, buscando reciclar el mayor porcentaje de residuos industriales y evitar así el envío a vertederos para ser enterrados.

El proyecto busca devolver estos residuos al sistema productivo como materia prima para que puedan utilizarse en la creación de nuevos productos, detalló la compañía a través de un comunicado de prensa.

Ximena Pinilla, gerente de Logística y Proceso de Marine Harvest, destacó esta iniciativa “somos la primera empresa de la industria que instaura en la región de Aysén un sistema de reciclaje sólido en sus instalaciones productivas, marcando un precedente y fortaleciendo nuestro compromiso en el cuidado del Medio Ambiente, lo cual nos llena de orgullo”.

Con esta iniciativa, Mowi Chile busca avanzar hacia estándares más exigentes, sentando las bases para ser parte del nuevo concepto estratégico de “economía circular” donde prima la reducción, reutilización y reciclaje de los diferentes materiales utilizados.

Detalles del proyecto

En Puerto Chacabuco el proyecto de Mowi ha mejorado la segregación en origen, reduciendo principalmente los porcentajes de mermas de Plumavit (EPS), que es el material más voluminoso que se genera.

La capacitación y señalética ha sido una herramienta fundamental, incluyendo señalética en lengua Creóle, incorporando a los trabajadores inmigrantes de origen haitiano y promoviendo la integración de todo el personal de la planta de proceso.

Contar con personal calificado para tareas específicas es también clave, compactándose a la fecha más de 80 toneladas en cinco meses que lleva el proyecto, para este proceso se adquirió una moderna compactadora capaz de generar fardos de hasta 700 kilos.

Álvaro Pérez, gerente de Licencias y Medio Ambiente de Marine Harvest, indicó que después de cinco meses están en condiciones de cerrar la primera etapa del proyecto de forma exitosa y “ahora debemos prepararnos para escalar esta iniciativa en la zona con la inclusión de la comunidad interna, haciendo también partícipe a los centros operativos de la Región de Aysén, quienes esperamos que pronto comiencen a reciclar sus residuos”.

La meta de Marine Harvest Chile es llegar a reciclar al menos el 80% de todos sus residuos en la región de Aysén.