Saltar al contenido principal

Nova Austral advierte posible cierre de sus operaciones si prosperan sanciones

Nova Austral opera una planta  en Porvenir que podría cerrar junto al resto del negocio, según la compañía. Foto: Archivo Salmonexpert.
Nova Austral opera una planta en Porvenir que podría cerrar junto al resto del negocio, según la compañía. Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: Ese es uno de los argumentos que usa la empresa ante la justicia ambiental para tratar de revertir la caducidad de los permisos de tres centros de cultivo en Magallanes ordenada por la SMA.

El futuro de la sanción más drástica aplicada hasta ahora a una empresa salmonicultora en el país está en manos de los jueces del Tercer Tribunal Ambiental. Fue a comienzos de julio cuando la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) determinó que la sobreproducción de Nova Austral en Aracena 10, Cockburn 14 y Cockburn 23 ameritaba la caducidad de los permisos ambientales de esos centros por el daño ocasionado en aguas de un parque nacional.

Dentro del plazo que le otorga la ley, la compañía presentó sendas reclamaciones en el Tercer Tribunal Ambiental para tratar de revertir la medida. Y entre los varios argumentos que formula el abogado Julio Recordón, en representación de Nova Austral, indica que las sanciones condenarían a la empresa “muy posiblemente al cierre de sus operaciones en Chile, en tanto la imposibilidad de operar tres de sus centros de engorda de salmónidos conducirá necesariamente a una situación financiera adversa insostenible”.

Esta alegación respalda uno de los primeros argumentos que sostiene Nova Austral en su defensa, y es que la SMA no habría considerado la crítica condición económica de la empresa al momento de dictar las medidas sancionatorias, como era su obligación de acuerdo con la ley.

Explica el abogado que, durante el curso del procedimiento sancionatorio de la SMA, Nova Austral presentó sus estados financieros que muestran pérdidas el 2020 por más de 81 millones de dólares, el 2021 por más de 54 millones, y antecedentes del primer semestre de este año sobre pérdidas por 35,7 millones de dólares en total.

Además, explicitan una deuda que creció de 431 millones de dólares el 2019 a 504 millones al cierre de 2021.

“En consecuencia, la SMA ha incurrido en infracción al artículo 40 de la LOSMA adoptando una decisión que, en atención a la situación económica de la compañía, hace imposible su continuidad operacional”, indica el reclamo legal.

Descartan daño ambiental

Otro punto en la reclamación de la salmonicultora es que no existe el daño ambiental que, según la SMA, justifica aplicar las sanciones más graves. Cuestiona asimismo la metodología aplicada por el organismo público para medir el daño ambiental y afirma que el emplazamiento de los centros de cultivo dentro de un parque nacional no es una circunstancia suficiente para suponer la existencia de esa infracción.

Luego, indica que a partir de la época en que se habría verificado la sobreproducción que dio lugar a las sanciones, no han existido incumplimientos posteriores de Nova Austral que justifiquen calificarla como una infractora contumaz, como lo ha hecho la SMA.

Interviene Greenpeace

Además de los recursos por la caducidad de los permisos ambientales, Nova Austral ingresó al tribunal una reclamación que pide dejar sin efecto una multa de más de 900 millones de pesos que aplicó la SMA por alteración del fondo marino del centro Aracena 14.

Sobre este mismo caso, la organización ambientalista Greenpeace hizo lo propio pero para solicitar a los jueces que cambie esa sanción pecuniaria por la caducidad del permiso ambiental del centro o la clausura definitiva de la concesión.

Lea también: