Saltar al contenido principal
Centro de cultivo de Nova Austral. Foto: Archivo Salmonexpert.
Centro de cultivo de Nova Austral. Foto: Archivo Salmonexpert.

Holanda: Aquaculture Stewardship Council apoya las indagatorias de los auditores Control Union Perú, que se iniciaron porque la salmonicultora “habría falsificado los reportes de mortalidad de peces”.

A través de una investigación periodística, El Mostrador accedió a información reservada, que incluye correos electrónicos de la gerencia de Producción de la firma magallánica Nova Austral –de los fondos de capital Altor Fund III, de Noruega, y Bain Capital, de EE.UU.– a sus jefes de área, donde se instruye manipular las estadísticas de mortalidad de los salmones para ocultar las verdaderas cifras a Sernapesca, para evitar multas de la entidad fiscalizadora y a su vez, no ver disminuir las utilidades debido a las sanciones y al descrédito.

Frente a esta denuncia, desde Aquaculture Stewardship Council (ASC) afirmaron que Control Union Perú, el organismo de certificación independiente que ha auditado los sitios de Nova Austral ahora en cuestionamiento, contactó voluntariamente a ASC el 27 de junio “para notificarnos el inicio de una investigación en respuesta a la información aparecida en los medios que señalaba que la compañía habría falsificado los reportes de mortalidad de peces. ASC destaca las acciones de Control Union Perú al informarnos inmediatamente acerca de estas acusaciones y comenzar rápidamente por iniciativa propia un plan definido de acción para esta importante investigación”.

ASC está involucrada de manera activa en la investigación que está llevando a cabo Control Union Perú y se encuentra abierta a la cooperación con Sernapesca, si así le es requerido. Dado el sistema de certificación por tercera parte que utilizamos, ASC no certifica los centros de cultivo directamente. Son empresas de certificación independientes, en este caso Control Union Perú, quienes determinan si una granja cumple con los requerimientos de nuestros estándares. Así también, en caso de dudas sobre el cumplimiento de una granja certificada, es el organismo certificador quien debe llevar a cabo una investigación”, recalcó la entidad.

“ASC no tolera el fraude. Además, el estándar de Salmón ASC fija claros límites a la mortalidad y requiere que las granjas fijen metas de reducción de ésta. Los centros de cultivo certificados deben reportar esta información y otros indicadores de desempeño de manera anual como parte de los requerimientos del estándar. ASC va a tomar todas las acciones necesarias, incluyendo la suspensión o el término del contrato de uso de Logo (LLA por sus siglas en inglés) si las acusaciones son confirmadas. En el pasado, cuando acusaciones similares han sido confirmadas, ASC ha tomado las más estrictas medidas permitidas a un estándar independiente”, subrayó el organismo.

Explicaciones a la Bolsa de Oslo

Asimismo, Nova Austral aseguró el viernes pasado a Salmonexpert que “jamás se ha instruido ocultar o manipular información a Sernapesca”, pero también dio explicaciones a la Bolsa de Oslo, dado que mantiene un bono garantizado senior por US$300 millones en el mercado de capitales nórdico, el cual tiene fecha de vencimiento para el año 2021 y una tasa anual de 8,25%.

En su declaración a la Bolsa de Oslo, la compañía afirmó que “preservar el medio ambiente en el que operamos es un componente crítico del ADN de Nova Austral y la base de nuestras prácticas acuícolas sostenibles. Estamos orgullosos de seguir los estándares internacionales más rigurosos para el cultivo de salmón y cumplir con todas las convenciones ambientales. Sobre la base de una revisión inicial de nuestros procesos de control interno, estamos totalmente en desacuerdo con las acusaciones publicadas”.

Asimismo, la salmonicultora recalcó al mercado de capitales nórdico que “Nova Austral no fomenta una cultura de engaño. Llevaremos a cabo nuestra propia investigación y estamos totalmente comprometidos a colaborar con las autoridades para resolver este asunto”.

“No es una práctica generalizada”

En tanto, la subdirectora de Acuicultura de Sernapesca, Marcela Lara, detalló que en el marco de su investigación, ya oficiaron a Nova Austral, solicitándole información complementaria respecto a los dos centros de cultivo de salmón en los que se habrían generado subreportes. “En las próximas semanas, podríamos tener alguna luz sobre este caso”.

¿A qué sanciones se arriesga la empresa, en caso de ser ciertas las acusaciones? Lara manifestó que ello sería una infracción a la Ley de Pesca y Acuicultura por entrega de información no fidedigna a la autoridad, lo que implica multas, no el cierre de operaciones. Con todo, “si se comprueba que las prácticas son efectivas, serían las de mayor gravedad conocidas en el sector”.

La autoridad, igualmente, señaló que lo anterior “no es una práctica generalizada en la industria chilena del salmón, pero sí hay subreportes por ejemplo en las cargas parasitarias de Caligus, para lo cual tenemos campañas específicas de fiscalización”.

Lea también: