Skip to main content

Realizan sorprendente descubrimiento sobre el omega-3

El salmón ha sido durante mucho tiempo una fuente conocida de omega-3.
El salmón ha sido durante mucho tiempo una fuente conocida de omega-3.

Noruega: Los ácidos grasos omega-3 podrían no tener el efecto preventivo contra el infarto de miocardio que se creía.

Según lo señalado recientemente por la Agencia Europea de Medicamentos, los ácidos grasos omega-3 no protegen contra las enfermedades cardiovasculares y, por lo tanto, afirma que está eliminando su recomendación de tomar omega-3 para prevenir nuevos eventos de ataque cardíaco.

El director médico de la Agencia Noruega de Medicamentos, Steinar Madsen, declaro recientemente al sitio web Dagens medicinin.no. que “hace 20 años uno tenía amplios estudios que indicaban que los ácidos grasos omega-3 podían proteger contra las complicaciones de un ataque cardíaco, pero desde entonces, han surgido nuevos estudios que afirman que no tiene ningún efecto”.

El medio hermano de Salmonexpert, Kyst.no, habló con, Livar Frøyland, del Instituto de Investigaciones Marinas, quien asegura que está sorprendido por los hallazgos, ya que ha habido muchos estudios anteriores que han demostrado lo contrario.

“Sin embargo, no me sorprende que se estén realizando nuevas investigaciones que encuentren resultados distintos a estudios anteriores. Siempre hay investigaciones que muestran un efecto beneficioso, y algunos estudios que no muestran ningún efecto. En ocasiones hasta muestran un efecto adverso. Cuando se trata de enfermedades cardiovasculares y ácidos grasos omega-3, ha habido una gran actividad de investigación y muchos estudios sobre este tema. Pero luego, ha habido algunos estudios recientes que no encuentran el mismo efecto para prevenir las enfermedades cardiovasculares”.

Resultados emocionantes

Frøyland cree que todavía hay mucho camino por recorrer en lo que respecta a la documentación, descripción y el efecto que puede tener el omega-3 en varias enfermedades.

“Creo que es emocionante con nuevas investigaciones sobre este tema, así que nosotros también estamos realizando estudios, pero al mismo siento que falta información sobre este tema antes de llegar a una conclusión sobre sus efectos”, señala.

“Por otro lado, es impactante cuando la Agencia Europea de Medicamentos concluye que ya no recomiendan los suplementos de ácidos grasos omega-3 para prevenir más complicaciones después d un infarto cardiaco, pero al mismo tiempo, esta es una oficina farmacéutica, y el tema se trata de documentación para utilizarla como un medicamento” agrega.

Livar Frøyland, Instituto de Investigaciones Marinas. Foto: ved Havforskningsinstituttet.
Livar Frøyland, Instituto de Investigaciones Marinas. Foto: ved Havforskningsinstituttet.

Lo que se ha documentado con más fuerza sobre los efectos de los ácidos grasos omega-3 es que previene la muerte súbita por paro cardíaco y, en cierta medida, previene las enfermedades cardiovasculares.

"A lo que entiendo que se refieren es a la ausencia de un efecto preventivo contra otras complicaciones después de un ataque al corazón o para prevenir un segundo ataque al corazón que es diferente a la prevención general de la enfermedad cardíaca", aclara Livar.

Existe esperanza para los alimentos del mar

El científico del Instituto de Investigaciones Marinas cree que los nuevos estudios tienen algo para sí mismos, pero señala que anteriormente había tanta documentación que es demasiado pronto para llegar a una conclusión definitiva.

“Quiero decir que será muy emocionante ver la explicación de por qué los ácidos grasos omega-3 no previenen el tratamiento profiláctico contra las enfermedades cardiovasculares. La investigación está en constante evolución y eso es lo fascinante de hacer esto. Uno aprende algo nuevo todo el tiempo”, expone.

Este caso, explica, “trata sobre los ácidos grasos omega-3 como sustancias individuales, es decir, como un suplemento dietético o, más precisamente, como un medicamento para pacientes” argumenta.

“No conozco a nadie que haya demostrado que los pescados en general ya no tienen un efecto de promotor de la salud. Los ácidos grasos omega-3 se han utilizado como un estandarte del efecto positivo para la salud de comer productos del mar. El pescado y otros mariscos también contribuyen con otros nutrientes importantes como el yodo, vitamina D y proteínas de alta calidad”. Por lo tanto, Frøyland concluye que es necesario investigar para comprender los efectos en la salud de comer alimentos del mar, no solo componentes individuales.