Saltar al contenido principal

Salmonicultores advierten: caducidad de concesiones descontrolaría la producción

Centro de cultivo. Foto: Daniella Balin, Salmonexpert.
Centro de cultivo. Foto: Daniella Balin, Salmonexpert.

Chile: Empresas consultadas por Salmonexpert acusan una contradicción del Gobierno que, por un lado, busca ajustar/reducir la actividad por criterios medioambientales/sanitarios, pero por otro, empuja hacia una operación forzosa de los centros para evitar la pérdida de éstos.

El año pasado, se cambió el Reglamento Sanitario (RESA). Previamente, las concesiones que estaban dentro de un barrio y que no se utilizaban, se permitía ingresarlas al Programa de Manejo Sanitario (PMS), lo que se contabilizaba como operación. Eso se modificó y ahora solamente se deja un ciclo para que el centro descanse y en el siguiente, tiene que trabajar para no caducar.

En el caso de que el centro hubiese operado anteriormente, se permite que descanse el doble del período que trabajó, pero después obligadamente debe funcionar.

Buena parte de los salmonicultores consultados por Salmonexpert acusan que esto provocaría una mayor exigencia por necesidad de usar las concesiones para evitar perderlas, llevando posiblemente a una expansión descontrolada de la producción, siendo contrario a lo que establece la autoridad en su Reglamento de Densidades y en el Programa de Reducción de Siembras, de acuerdo a lo expresado por el gerente general de Blumar, Gerardo Balbontín.

Gerardo Balbontín. Foto: Daniella Balin, Salmonexpert.
Gerardo Balbontín. Foto: Daniella Balin, Salmonexpert.

Lo anterior, ya que por un lado se restringe el crecimiento de los planes y por el otro, se indica que se use la concesión a todo evento, si no, ésta caduca definitivamente. Esto último, según Balbontín, “es lo que precisamente no se quiere, por los problemas ambientales y sanitarios que generaría en la industria”.

En ese sentido, José Luis Vial, gerente general de Ventisqueros, manifiesta que antes de la última modificación del RESA de agosto del año pasado, las concesiones de acuicultura que no se operaban, se podían ingresar a un PMS y ese lapso de tiempo no se contabilizaba dentro de los meses de paralización que pudieran provocar la caducidad del centro de cultivo.

Hoy, posteriormente al cambio, pueden incorporarse en los PMS exclusivamente por solo un período productivo. “Otra opción de evitar operar forzosamente una concesión es la paralización por el doble del lapso operado, como lo establece el artículo 69 de la Ley General de Pesca y Acuicultura, pero para ese caso deben darse otras condiciones, como es el haber efectivamente trabajado el centro previamente. Además, es un trámite más lento”, explica Vial.

A su juicio, la contradicción de la autoridad se encuentra en que por un lado busca ajustar/reducir la producción total por criterios medioambientales/sanitarios, pero por otro, “se empuja hacia una operación forzosa de las concesiones para evitar la caducidad y, por lo tanto, la pérdida del centro otorgado. Sin duda que son medidas que van en sentidos opuestos”, afirma Vial.

Óscar Garay. Foto: Loreto Appel.
Óscar Garay. Foto: Loreto Appel.

Mientras que Óscar Garay, gerente de Farming de Salmones Magallanes, apunta que “los centros solamente por una vez en su tiempo de operación podrán acogerse al PMS, desde la publicación de la ley. Y eso obviamente acelera su caducidad, obligando a utilizar las concesiones, yendo en contra de la restricción de crecimiento impuesta por la autoridad”.

En tanto, Felipe Sandoval, presidente de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile AG (Salmonchile), detalla que “por un lado, te dicen que desconcentres la producción, llevando un crecimiento controlado, y por otro, que si no usas las concesiones te las van a caducar. Es una contradicción que le hemos hecho ver a la autoridad, que hasta el minuto no ha respondido”.

Se supone, asegura Sandoval, que la referida caducidad debería operar cuando funcionen las relocalizaciones de las concesiones, que no se han concretado porque todavía no se da a conocer el Reglamento de Caladeros por parte de Subpesca. De hecho, desde que en 2010 entró en vigor esta normativa, no se ha logrado materializar en ninguno de los centros de cultivo del país.