Saltar al contenido principal
En febrero de este año, el crucero de investigación enviado al Golfo de Penas, confirmó la presencia de la microalga Karenia.  Foto: Sernapesca.
En febrero de este año, el crucero de investigación enviado al Golfo de Penas, confirmó la presencia de la microalga Karenia. Foto: Sernapesca.

Chile: Mortalidad de especies biológicas, como salmones y cetáceos, suponen una profunda contaminación por agentes biológicos que causan daño a los recursos hidrobiológicos.

Debido a la mortandad de ballenas, salmones y otros peces en el sector del Golfo de Penas que han sucedido desde el 2015, el Comité Nacional pro Defensa de la Fauna y Flora (Codeff), presentó recientemente una denuncia ante la Fiscalía de Puerto Aysén. Según la organización, estas muertes se han producido por la transgresión de al menos la Ley de Protección de Cetáceos y la Ley de Pesca y Acuicultura en su artículo 136 referido a la contaminación por agentes biológicos que causen daño a los recursos hidrobiológicos, además de leyes atingentes a Áreas Silvestres Protegidas y Medio Ambiente y el incumplimiento de convenciones internacionales. Esta denuncia fue acompañada, además, por una anterior solicitud de investigar estos hechos, realizadas a la Seremi de Medio Ambiente y Conaf.

Descarga la denuncia presentada en la Fiscalía Local de Aysén

Lo anterior se basa en que en abril de 2015 fueron encontradas 37 ballenas Sei en las playas del Golfo de Penas, número que luego de un sobrevuelo en junio de ese año aumentó en 337 ejemplares.

En tanto, a principios de este año, en el mismo sector, wellboats que transportaban salmón perdieron toda su carga. Tras una rápida investigación, se determinó que la causa habría sido la existencia del dinoflagelado Karenia mikimotoi, organismo de marea roja y que provoca la mortalidad de los peces expuestos. Posteriormente Sernapesca informó que se encontraron ahí cuatro variedades de Karenia.

A juicio de Codeff, en estos casos habría responsabilidad humana al menos indirecta, ya que los organismos de marea roja, tanto Alexandrium catenella como la Karenia son especies exóticas invasivas. Karenia, es un organismo originario de Asia y prolifera en ambientes anóxicos y hasta este verano se desconocía su existencia en el mar de Chile.

“Consideramos que es de suma importancia investigar cómo la Karenia llegó al Golfo de Penas. Para Codeff, esto puede haber ocurrido por aguas de lastre, diseminadas por las aguas de los wellboats y/o aguas contaminadas de la importación de ovas de salmón. Por lo tanto, existe una presunción de responsabilidad y negligencia humana en los hechos descritos en un sector donde aun no existiendo presencia física de centros de cultivo de salmón, es un sector de navegación constante de wellboats que realizan operaciones sin fiscalización, situación que requiere ser investigada para dilucidar este peligro para la fauna acuática silvestre, la producción salmonicultora y la salud humana”, argumentaron desde la organización.

Lea la nota completa en la web de Codeff