Saltar al contenido principal
Alexander Refsnes. Foto: Cedida.
Alexander Refsnes. Foto: Cedida.

*Columna de opinión para Salmonexpert de Alexander Refsnes, quien tiene un título de Gestión de Acuicultura de la Universidad de Nord (Noruega) y una maestría en Ecología Marina y Evolución.

La industria salmonicultora es el sector de producción de alimentos de más rápido crecimiento a nivel mundial. Según WWF, hemos alcanzado globalmente un asombroso 70% del mercado real. La necesidad de implementación de nuevos métodos, está a la vanguardia con el objetivo de buscar continuamente nuevas formas de combatir las enfermedades de peces.

La biología sintética tiene un potencial para combatir ectoparásitos y enfermedades de los peces, sorprendentemente no detectado, que eventualmente puede revolucionar la industria. Este concepto contiene la solución para solucionar enfermedades y se asocia al uso de la tecnología para diseñar y fabricar sistemas biológicos, total o parcialmente artificiales, con nuevas propiedades, desde moléculas individuales hasta organismos completos. Varias herramientas se utilizan con frecuencia en áreas como la ingeniería genética, biología molecular y tecnología informática.

Animé a otros a participar en la competencia iGEM que se celebra cada año en Boston, EE.UU. La experiencia de aprendizaje obtenida en la competencia abrió la puerta a un nuevo camino que puede resolver muchos problemas globales en la lucha contra las enfermedades.

El trabajo actual sobre la recopilación de datos sobre cómo desarrollar un nuevo método para combatir SRS y Caligus en Chile, fue recogido en una tesis de investigación sobre cómo la bioingeniería de una bacteria probiótica y uso de bacteriófagos para resolver problemas globales en la acuicultura del salmón.

SRS es un problema importante en Chile, pero también se diagnostica en Canadá y Noruega entre 0,6% y 15%, sin embargo, ni siquiera se acerca a la tasa de mortalidad devastadora que perjudica a la industria chilena del salmón, donde se detecta una mortalidad de hasta 90% asociada a esta enfermedad.

Caligus también es un problema global que también afecta a Noruega, Reino Unido y otros países que cultivan salmón. Creo firmemente que la biología sintética tiene el potencial de resolver muchas enfermedades del salmón en un futuro próximo.

SRS está causando pérdidas económicas en Chile por mucho más de US$ 100 millones al año, por lo que es justificable probar nuevas formas que sean económicas y que tengan una alta probabilidad de tener éxito en la lucha contra SRS en Chile. Las intenciones son demostrar resultados a través de pruebas sustanciales, donde el uso de biología sintética es una solución a muchas enfermedades del salmón.

Dicha investigación puede hacer que los tratamientos sean eventualmente más económicos y se obtengan resultados probados más rápidamente, al acortar el tiempo de inactividad de los tratamientos, lo que nuevamente reducirá el estrés de las especies de salmón bajo tratamiento.

Las soluciones respetuosas con el medio ambiente, también son un beneficio que no hay que socavar cuando tienen un menor impacto en las aguas superficiales y los sedimentos bentónicos en el agua salada y/o agua dulce. El objetivo de dicha investigación es seguir desarrollando nuevos métodos de tratamiento, así como soluciones más respetuosas con el medio ambiente.

Como entusiasta de la biología sintética para su uso en la industria del salmón, estimo que debería ser más estimulada en el sector de la acuicultura, hacia trabajos de orientación interdisciplinaria, o el desarrollo de este concepto como una vía inevitable para resolver enfermedades en el futuro.