Skip to main content

ADN ambiental permite detectar el patógeno antes de que los peces enfermen

Muestreo de agua para el análisis de eDNA durante la vigilancia de la plaga del cangrejo de río. Foto: Trude Vrålstad/Instituto de Veterinaria.
Muestreo de agua para el análisis de eDNA durante la vigilancia de la plaga del cangrejo de río. Foto: Trude Vrålstad/Instituto de Veterinaria.

Noruega: Investigadores en Noruega están probando el uso de eDNA (ADN ambiental) para la detección de contaminantes que pueden afectar al salmón y la trucha con la finalidad de detectar contaminantes en el agua antes de que lleguen o afecten al pez.

El eDNA (ADN ambiental) es un nuevo principio en donde el material genético (ADN y ARN) de macro y microorganismos se extrae desde muestras de agua y se detecta mediante biología molecular.

Trude Vrålstad, director de investigación del grupo de investigación en salud pesquera del Instituto Veterinario, cuenta que desarrollaron este análisis para monitorear la plaga del cangrejo de río y ahora están analizando si también es factible utilizar este método en la industria de la acuicultura.

"Este método nos permite ver lo que sucederá tres semanas antes de un brote de la plaga del cangrejo de río". Actualmente no existen métodos para prevenir tales brotes, pero las medidas preventivas pueden ayudar a evitar una mayor propagación. Creemos que este método también se puede utilizar en la acuicultura y ya tiene resultados prometedores en la detección de Gyrodactylus salaris (Girodactilosis ) en el salmón en la región de Drammen", argumenta Trude.

La metodología es particularmente adecuada para confirmar la presencia de organismos en el agua y se usa, por ejemplo, para detectar la presencia de especies de peces en peligro de extinción que se encuentran en pequeñas cantidades en cursos de agua y sistemas de agua, o especies invasoras que se desean controlar rápidamente.

Huellas en el agua

"Un análisis de eDNA se basa en el uso de muestras de agua para detectar rastros de los organismos en el agua. En el caso de los peces, los rastros de eDNA pueden provenir de células en sangre, mucus, heces, escamas, ect... Las infecciones, o patógenos y parásitos, también dejan huellas de eDNA en el agua ", explica Vrålstad.

Para usar la herramienta de eDNA en múltiples enfermedades de importancia en la acuicultura, es necesario desarrollar métodos para concentrar y detectar contaminantes con diferentes propiedades y tamaños de distintos tipos de agua. Hoy en día, el Instituto está trabajando en el desarrollo y pruebas para detectar Gyrodactylus, enfermedad del páncreas (PD), anemia infecciosa del salmón (ISA) y enfermedad amebiana de las branquias (AGD), y varias otras enfermedades virales y bacterianas.

Detección de ADN ambiental

  • La detección de eDNA se basa en el uso de muestras de agua para detectar rastros de los organismos que esten presentes en ella.
  • Puede ser utilizado para detectar patógenos de importancia en la salmonicultura como el virus ISA.
  • Este método no interfiere con el medio ambiente, ni requiere el sacrificio de peces vivos.
  • Su sensibilidad podría permitir la predicción de hasta en 3 semanas el brote de una enfermedad

"Un punto importante y el potencial de los análisis de eDNA en la acuicultura es que el muestreo no interfiere con el medio ambiente, ni requiere el sacrificio de peces vivos. En la actualidad, se mata una gran cantidad de peces para screening o detección de enfermedades. Con el concepto de eDNA, las muestras de agua pueden analizarse para revelar un problema en las primeras etapas o para indicar un estado libre de enfermedades. Los análisis de eDNA también pueden ser una herramienta útil para mapear mejor la propagación de la infección en el tiempo y el espacio, y por lo tanto una herramienta de alerta temprana que permite medidas preventivas ", dice Vrålstad.

Herramienta importante

Desde el instituto creen que el desarrollo de este método de monitoreo del agua puede ser aplicable a la salmonicultura. Aquí el Instituto se encuentra en fase de desarrollo con resultados prometedores de las pruebas de infección.

Para el muestreo de campo, el Instituto Veterinario utiliza una bomba portátil alimentada por batería que filtra cinco litros de agua por muestra. Esto captura células y partículas con eDNA del agua. Muchas de esas muestras se pueden tomar de un área extensa durante todo un día.

"En el laboratorio, se extrae el ADN de las muestras en el filtro en un día, y luego los análisis de PCR para la detección del contaminante específico se realiza en unas pocas horas. Esto permite respuestas rápidas para un área grande. Sin embargo, hay mucho trabajo de desarrollo en el análisis de PCR para garantizar que el ensayo sea 100% específico para el contaminante que desea detectar ", finaliza la investigadora.