Skip to main content

Araucanía: Cargill impulsa programa para productores de Lupino Aluprot

Productores de Lupino Aluprot beneficiados por programa. Foto: Cargill.
Productores de Lupino Aluprot beneficiados por programa. Foto: Cargill.

Chile: La iniciativa, impulsada por Cargill Chile y ejecutada por la ONG Technoserve, está dirigida a cinco cooperativas Mapuche, con la finalidad de que puedan mejorar su gestión productiva.

A fines del mes de junio, Cargill Chile selló una alianza con la ONG TechnoServe, para dar inicio a un Programa de Capacitación y Fortalecimiento de Habilidades Emprendedoras y Productivas.

Los beneficiarios de este programa son las cinco cooperativas mapuche de la comuna de Padre Las Casas, en la región de la Araucanía, que tienen la propiedad de la empresa NGseed, que provee a Cargill de Lupino Aluprot, según informó la compañía en comunicado de prensa.

Cabe recordar que el 2016 Cargill firmó un acuerdo con la empresa y las cooperativas, para comprar lo que ellos produzcan y, al mismo tiempo, llevar a la acuicultura el Lupino superproteico, una materia prima de origen no marino, sustentable y de gran calidad nutricional.

Desde entonces, Cargill junto a NGseed han estado continuamente buscando maneras para apoyar a los pequeños agricultores, para que tomen las mejores decisiones en sus campos, adquieran habilidades de gestión y obtengan conocimientos que les ayuden a fortalecer su actividad.

El proceso de capacitación se extenderá hasta noviembre de este año y en los talleres ya han participado más de 100 personas, con representantes de 16 comunidades indígenas.

Trabajo conjunto

Bambino Caire, presidente de la cooperativa Huichahue Newén, comentó un poco más acerca de la producción de lupino: “Es una muy buena alternativa para nosotros. También sirve mucho para la rotación de cultivos; sabemos que si plantamos lupino vamos a tener una buena cosecha de trigo. Le aporta más nutrientes a la tierra y eso es beneficioso para nosotros”.

Pablo Hulipan, presidente de la cooperativa Peniwén, coincide: “mi meta es hacer innovación junto con la pequeña agricultura, sembrar algo diferente que no sea el monocultivo. Si sacamos una nueva variedad de lupino, nos va a servir muchísimo. Cargill ha sido una pieza fundamental para nosotros”.

Desde Cargill Chile valoran el desarrollo de estos talleres. Su gerente de Compras, Cristián Vera, ha sido de uno de los profesionales de la empresa a cargo de empujar el proyecto. Sobre su progreso, destaca que “es un camino muy interesante y valioso, pues nos ha permitido involucrarnos con comunidades que no conocíamos, a la vez que avanzamos por lograr una cadena de abastecimiento más sostenible”.

Lea también: