Saltar al contenido principal

Australis: Oceana quiere equipararse a fiscalizadores en manejo de información

Imagen: Archivo Salmonexpert.
Imagen: Archivo Salmonexpert.

Chile: La ONG busca acceder a cantidad y tipo de producto usado en tratamientos antiparasitarios, por cada centro de salmón, y a la producción anual de la industria chilena. La empresa rechaza esto.

A través de su abogado José Luis Fuenzalida, Australis Seafoods recurrió al Tribunal Constitucional (TC),  presentando dos recursos de inaplicabilidad, en el marco de solicitudes de información hechas por una serie de particulares, sobre aspectos sanitarios de la salmonicultura chilena. 

Una de las presentaciones de la empresa detalla que Oceana pidió a Sernapesca tener acceso a, por una parte, la cantidad y tipo de producto utilizado en tratamientos antiparasitarios por cada centro de cultivo, y por la otra, a la actividad anual de los años 2015 a 2019, ambos incluidos.

Tras esto, Sernapesca negó el acceso a la información, por lo que Oceana presentó un amparo ante el Consejo para la Transparencia (CPLT), entidad que decidió entregar a la ONG los datos. Así que la salmonicultora recurrió a la Corte de Apelaciones de Puerto Montt, y paralelamente, al TC. 

“Australis no tiene problema en ser fiscalizada por la Autoridad correspondiente. Ello constituye parte de las reglas del juego en la producción acuícola. Tampoco le tememos al control de la sociedad civil. Pero todos sabemos quién es Oceana, la requirente de la información. Se trata de una organización que busca la conservación de los océanos”, afirmó la salmonicultora en su documento.

Su propósito, como señala en su página web, es, de acuerdo con el escrito de la compañía, “ganar campañas estratégicas, destinadas a conseguir resultados tangibles”. Australis sabe que cualquiera puede pedir información a la Administración. También Oceana. Pero todos tenemos que cumplir las reglas que estableció el legislador. La requirente de información quiere equipararse a la Autoridad en la información que maneja respecto de las personas. Tener exactamente la misma información, pero sin tener las obligaciones legales que tiene la Autoridad”. 

“Eso provoca un desbalance que no corresponde. Como ya lo hemos dicho, Australis entregó toda la información que la Autoridad y el ordenamiento le exigieron. No hemos ocultado nada. La Autoridad periódicamente fiscaliza nuestros centros de cultivo”, manifestó la firma frente al TC. 

Pero Australis Seafoods advirtió que, “si la fiscalización será equivalente entre la Autoridad y una ONG privada, quisiéramos que eso lo resolviera el legislador, y no la Autoridad administrativa caso a caso. Porque así todos sabríamos a qué atenernos al principio, sin incertidumbre para nadie. Por todo ello, consideramos que el acceso a la información que fue dispuesto por el CPLT es excesivo o desproporcionado”.

Asimismo, el otro recurso de inaplicabilidad presentado por la salmonicultora, es contra la solicitud de Hernán Espinoza Zapatel, que pidió a Sernapesca información acerca de los centros de cultivo que reportaron, en el 2019 y en las regiones de Los Ríos, Los Lagos, Aysén y Magallanes, la presencia de las enfermedades de peces Vibriosis, Furunculosis y Estreptococosis. 

Por la otra, el particular solicitó que los centros de cultivo informantes de estas patologías sean identificados al menos por su titular y número de Registro Nacional de Acuicultura. Esto lo rechazó Sernapesca, con lo que Hernán Espinoza Zapatel recurrió al CPLT que aceptó el requerimiento, con lo que Australis Seafoods alzó el caso a la Corte de Apelaciones de Puerto Montt bajo los mismos argumentos que los esgrimidos en el escrito por el proceso de Oceana.

Lea también: