Saltar al contenido principal

Camanchaca se hace parte de proceso por eventual colusión en alimento para salmón

Foto: Archivo Salmonexpert.
Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: El Tribunal de Defensa de la Libre Competencia aprobó que la compañía se integre como tercero coadyuvante en el requerimiento contra empresas fabricantes de dietas para peces en Chile.

La Fiscalía Nacional Económica (FNE) presentó ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), a fines del año pasado, un requerimiento en que acusó de coludirse a las cuatro principales empresas fabricantes de alimentos para salmónidos que operan en Chile: BioMar, Skretting, Ewos y Salmofood. Y el caso registró un nuevo hito esta semana. 

Tras una solicitud presentada ante el TDLC, esta última entidad resolvió que Camanchaca y su filial salmonicultora sea parte del proceso, como tercero coadyuvante -sumándose en este camino a Australis Seafoods-, por dos razones principales. 

La primera, ya que “el artículo 23 del Código de Procedimiento Civil permite la intervención de terceros en carácter coadyuvante siempre que tengan interés actual en los resultados del juicio. Adicionalmente, este Tribunal ha señalado en diversa jurisprudencia que el interés del tercero debe, además, decir relación con la protección de la libre competencia”. 

La segunda razón, de acuerdo con el TDLC, tiene que ver con que “las compañías solicitantes cumplen con lo anterior, fundando tal interés en su calidad de cliente de las empresas requeridas y porque, eventualmente, se han visto directamente afectadas por las mismas conductas anticompetitivas acusadas por la FNE y que el mismo no difiere, en lo sustancial, con los argumentos y el interés expuesto por esta última”.

En el documento presentado al TDLC, firmado por altos ejecutivos de Camanchaca y su división de salmón, Ricardo García, Manuel Arriagada y Rafael Le-Bert, se explica que “tal como se demostrará en el proceso, Pesquera Camanchaca, y posteriormente Salmones Camanchaca, pagaron precios artificialmente altos por las dietas comercializadas por las requeridas”. 

En consecuencia, según el escrito, “Camanchaca se erige como una víctima directa de la grave conducta acusada por la FNE en su requerimiento. Atendida su relevancia en la industria del salmón y la relación contractual de larga data mantenida con las requeridas, nuestras representadas han sufrido ingentes perjuicios económicos a causa de la colusión acusada”.

Como primera acción de prueba, Pesquera Camanchaca y su división salmonicultora presentaron en el TDLC una lista de contratos con las compañías fabricantes de alimento para peces, eso sí, bajo la absoluta confidencialidad “por contener información relevante”.

Lea también: