Saltar al contenido principal

Colegio Médico pide replantear autorizaciones para cultivo de salmones en Fiordo Comau

Ante nuevo evento de FAN, Colegio Médico Puerto Montt, aseveró que se hace necesario revisar la normativa legal vigente. Foto: Archivo Salmonexpert.
Ante nuevo evento de FAN, Colegio Médico Puerto Montt, aseveró que se hace necesario revisar la normativa legal vigente. Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: El gremio afirmó que la actividad de la industria “no sólo significa contaminación al medio ambiente, sino también aumentar la probabilidad de florecimiento de algas nocivas con efectos perjudiciales para la salud”. 

Frente al episodio de floración de algas nocivas que afecta al Fiordo Comau y que provocó una mortandad masiva de peces cultivados en centros salmonicultores, el Departamento Regional de Medio Ambiente del Colegio Médico Puerto Montt, aseveró que se hace necesario revisar la normativa legal vigente y aplicar un enfoque ecosistémico a la salmonicultura, con una aproximación de riesgo de eutrofización.

Lo anterior, coincidiendo con la propuesta del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola (Incar) y WWF, que plantea reducir la producción de salmones en ciertos cuerpos de agua, o en su defecto, eliminarlos completamente en aquellos con bajo recambio de agua y alta hipoxia, como es el caso de Comau y Estuario Reloncaví.

La organización informó en su sitio web que, a tres semanas de la constitución del estamento interno del gremio, los médicos Augusto Matamala y Matías Garrido, elaboraron un documento explicativo sobre Floración de Algas Nocivas (FANs) en el Fiordo Comau, sustentado en estudios técnicos y académicos.

“Existe evidencia científica clara que, si bien no culpabiliza a la salmonicultura por sí misma, sí establece que su desregulación es la que propicia un aumento inusitado de este florecimiento nocivo de algas”, explicó el Dr. Matamala, coordinador del Departamento Regional de Medio Ambiente.

El documento, que puede descargar aquí, aborda el origen y las condiciones que favorecen este fenómeno junto a una propuesta de acciones para la toma de decisiones en materia de política pública.

“Nosotros nos abocamos a las propuestas que el Incar- WWF hicieran el año 2020 sobre cuáles son las políticas públicas que se tienen que considerar respecto a la regulación de los procedimientos de concesiones de salmonicultura, las mediciones específicas de oxígeno y otros nutrientes en los fiordos, que se tienen que tomar en cuenta. O sea, cuáles son las políticas públicas que se tienen que adoptar desde el punto de vista del Estado para poder regular, limitar o prácticamente eliminar ciertas concesiones en fiordos como el Comau, que tiene niveles de hipoxia de riesgo muy alto”, planteó el profesional.

Para el facultativo, que ejerce en la provincia de Palena, “es fundamental que como Colegio Médico tengamos una posición al respecto porque no sólo significa contaminación al medio ambiente, sino significa también aumentar la probabilidad de que haya florecimiento de algas nocivas que tengan efectos perjudiciales para la salud, como fue el caso de la marea roja el 2016; entonces es importante para nosotros desarrollar un documento inicial, de fácil lectura, para que todos los colegiados y comunidad puedan tener acceso a información”.

El presidente del Colegio Médico Puerto Montt, Dr. Carlos Becerra, manifestó que “nos parece relevante aportar al debate regional con estos análisis, ya que tenemos la convicción de que luego de la Pandemia SARS-COV 2, se hará cada vez más evidente la estrecha relación entre fenómenos medioambientales como las FANs con eventos en salud pública que afecten a las poblaciones que habitan nuestros distintos territorios”.

FAN tóxicas para humanos

Las FAN del tipo Tóxico corresponden a floraciones de microalgas que en su metabolismo generan sustancias altamente tóxicas, conocidas con el nombre de toxinas marinas. Los moluscos filtradores, que se alimentan de microalgas concentran estas toxinas en sus tejidos, convirtiéndolos en alimentos altamente tóxicos, que pueden provocar enfermedades severas e incluso la muerte de quienes los consuman, informa el Laboratorio de Toxinas Marinas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Así, las FAN pueden provocar intoxicaciones en los seres humanos y animales susceptibles a través del efecto de las biotoxinas producidas en el metabolismo de microalgas específicas. En Chile se ha descrito la presencia de las siguientes biotoxinas marinas: Veneno Paralizante de los Mariscos (VPM), Veneno Amnésico de los Mariscos (VAM) y Biotoxinas Marinas Lipofílicas (conocidas anteriormente como Veneno Diarreico de los Mariscos (VDM).

Lea también: