Skip to main content

Identifican secuencias genéticas que podrían explicar la resistencia a antiparasitarios

Imagen referencial de bioinformática. Fuente: RTI.
Imagen referencial de bioinformática. Fuente: RTI.

Canadá: Un grupo de científicos logró identificar un set de nucleótidos que explican en alguna medida la resistencia del piojo Lepeophtheirus salmonis al tratamiento con benzoato de emamectina.

Los antiparasitarios como el benzoato de emamectina (EMB) se aplican en la industria salmonicultora para controlar los piojos de mar, tales como L. salmonis y Caligus rogercresseyi.

La disminución de la eficacia del tratamiento se ha transformado en un gran problema a nivel mundial y se estima que en el caso de L. salmonis, difiere de los piojos que se encuentran en el oceano atlántico y pacífico; observándose una mayor resistencia en los últimos, fenómeno conocido como especiación alopátrica.

En un estudio realizado por investigadores de distintas instituciones de Canadá y Noruega, los expertos lograron identificar un chip de polimorfismo de un solo nucleótido (SNP) de aproximadamente 200.000 nucleótidos que ayudaría a predecir el genotipo ligado a la resistencia contra el antiparasitario.

Luego, utilizando el chip de SNP para producir un mapa de alta densidad, genotiparon las muestras del grupo 5 (en el que se identificó la baja sensibilidad al EMB) y otras 478 muestras de piojos de salmones silvestres y de cultivo.

Esta herramienta pudo identificar un genotipo raro de alta frecuencia en las muestras del grupo 5, en el que no se encontró en muestras colectadas en el mismo centro y otras locaciones antes del 2013.

Por otro lado, los científicos también pudieron detectar el mismo genotipo, pero en baja frecuencia, en muestras de dos locaciones que también reportaron baja sensibilidad al ectoparásito en el 2014.   

Los autores exponen que sus resultados sugieren que existe un genotipo raro presente en los piojos del pacífico que puede expandirse localmente en los centros después de un tratamiento con EMB.

Finalmente detectaron cinco de los principales SNP de diagnóstico dentro de la región con baja sensibilidad y los utilizaron para detectar piojos que habían sido sometidos a un ensayo de supervivencia con EMB, revelando una asociación significativa entre estos SNP y el resultado del tratamiento con EMB.

“Hasta donde sabemos, este trabajo es el primer informe que identifica un vínculo genético con la reducida eficacia del BEM en L. salmonis en piojos del océano pacífico” concluyeron los autores.

Lea el artículo completo aquí