Saltar al contenido principal

Los cinco compromisos de Salmones Camanchaca para reprogramar sus créditos

Ricardo García, vicepresidente de Salmones Camanchaca, en la firma del acuerdo con los acreedores. Foto: Salmones Camanchaca.
Ricardo García, vicepresidente de Salmones Camanchaca, en la firma del acuerdo con los acreedores. Foto: Salmones Camanchaca.

Chile: La empresa logró refinanciamiento de sus acreedores, recursos que dependerán cumplir objetivos como más de 61% de su biomasa certificada ASC, y sobre 60% de sus residuos reciclados.

Por escritura pública, Salmones Camanchaca y su matriz, han suscrito con los bancos DNB, Rabobank y Santander una modificación del contrato de reprogramación y compromiso de financiamiento en líneas de largo plazo rotativas, que fuera otorgado el 27 de noviembre de 2017, ligándolo a créditos vinculados a la sostenibilidad, como lo han efectuado otros productores locales.

Esta nueva reprogramación de Salmones Camanchaca, según informó al mercado, modifica los tramos C y D, que actualmente suman US$135 millones. Así, el tramo C por US$100 millones y el tramo D por US$35 millones fueron otorgados a un plazo de cinco años, con tres años de gracia, dos reducciones de 10% cada una al término del tercer y cuarto año, y además una reducción final al término del año quinto del 80% restante.

Los costos de las líneas de financiamiento C y D están representados por un margen variable sobre la tasa Libor que puede fluctuar entre 2,25% y 3,7% anual y que depende de la cobertura de la deuda financiera neta sobre el Ebitda de los últimos doce meses móviles, dio a conocer en hecho esencial el gerente general de Salmones Camanchaca, Manuel Arriagada. 

Adicionalmente, en este nuevo refinanciamiento, el margen también dependerá del cumplimiento de los Objetivos de Sustentabilidad establecidos en el mismo Contrato, y que contemplan la medición anual certificada de cinco indicadores al 2025: (i) la reducción paulatina de gases de efecto invernadero (carbono neutralidad y disminución de 40% en emisiones); (ii) la fracción de la biomasa certificada ASC superará el 61%; (iii) la cantidad de ingredientes marinos usada en las dietas por cada kilo de salmón producido bajará de 0,6; (iv) la proporción de los residuos sólidos no peligrosos que han sido reciclados sobrepasará 60%; y (v) la tasa de accidentabilidad laboral de 2, bajando 25%.

De este modo, el cumplimiento de Objetivos de Sustentabilidad permitirá a Salmones Camanchaca reducir sus dos costos financieros en hasta 5 puntos base y contribuir a sus propósitos para el cultivo sustentable de peces.

Esta modificación del contrato de refinanciamiento desplazará convenientemente el calendario de amortizaciones de Salmones Camanchaca, el que ahora se extiende hasta noviembre de 2026, mejorando así el perfil de flujos de caja para los próximos cinco años.

“Acudimos proactivamente a nuestros bancos acreedores, no solamente a solicitar y negociar un refinanciamiento mucho más largo del que teníamos, sino también a volcar en éste un conjunto de compromisos y objetivos de sostenibilidad ambiciosos y como una clara demostración de nuestra vocación para una salmonicultura sustentable, y muy transparente en su reporte de progresos. Esto se enmarca en nuestro modelo de sostenibilidad, que hemos impulsado desde 2019, de forma que no seamos un espectador pasivo frente a los desafíos del planeta y de Chile, y ello alcanza incluso a la gestión financiera”, destacó el vicepresidente de Salmones Camanchaca, Ricardo García.

Rentabilidad

Durante este mes, la rentabilidad de Salmones Camanchaca en la Bolsa de Santiago ha mejorado, en comparación a octubre. Aunque se mantiene negativa (-0,96%), está lejos del -18,11% del pasado período, mientras que en el mercado de Oslo, las acciones de la empresa crecieron hasta NOK 35,5 ayer, con una tendencia de recuperación en línea con los precios de venta del producto.

Asimismo, esta semana se conoció que Salmones Camanchaca quedó seleccionada en el exclusivo grupo de empresas que forman parte del Dow Jones Sustainability Index de Chile y también MILA Pacific Alliance (que comprende las bolsas de comercio de Santiago, Perú, Colombia y México), lo que es un directo reconocimiento a la gestión de su sostenibilidad corporativa, y a su desempeño social, ambiental y económico. La firma obtuvo 64 puntos de un total de 100, quedando sobre el 92% del resto de las empresas evaluadas.

Lea también: