Skip to main content
Roy Angelvik, viceministro de Pesca noruego. Imagen: Daniella Balin, Salmonexpert.
Roy Angelvik, viceministro de Pesca noruego. Imagen: Daniella Balin, Salmonexpert.

Chile: Para enfrentar el aumento de la demanda de productos del mar y los desafíos en acuicultura, el viceministro de Pesca de Noruega explicó que políticas como el sistema de subastas -que permiten crecimientos de producción en base al desempeño sanitario- y las licencias de innovación, estimulan a las compañías a invertir en nuevos desarrollos y a implementar nuevas tecnologías.

En el marco de la feria acuícola pesquera Aquasur, Roy Angelvik, viceministro de Pesca noruego, asistió como expositor a un almuerzo en Puerto Varas organizado por la Embajada de Noruega.

En la ocasión, la Autoridad fue enfático en expresar que las “políticas verdes no conducen a números rojos”, detallando que Noruega ha duplicado su programa de I+D en los últimos cinco años, alcanzado a la vez valores récord en exportaciones de productos del mar provenientes de la pesca y acuicultura.

A esto, se suman políticas públicas como “el sistema de subastas” en base al “sistema de semáforo”, que permite crecimientos de producción de salmonicultoras solo en caso que los indicadores sanitarios y medio ambientales sean positivos. Y, a la vez, el mecanismo impulsa la reducción de la producción en áreas que presentan malos desempeños.

“El estatus de cada área se reconsidera cada dos años, lo que otorga incentivos a los salmonicultores para trabajar arduamente por reducir el impacto medioambiental. El año pasado, ocho de trece áreas obtuvieron luz verde, y hemos incrementado la capacidad de producción en estas áreas en 6% o casi 24 mil toneladas”, detalló Angelvik.

Para enfrentar el aumento de la demanda, el viceministro de Pesca noruego  aseguró que la historia ha demostrado que lo mejor es actuar con cautela, asegurándose de tener control sobre la producción, para luego impulsar nuevas ideas. 

Lea también:

Licencias de innovación

En tanto, el Gobierno noruego lleva dos años impulsando la emisión de licencias de innovación. Hasta ahora, han recibido cerca de cien aplicaciones para estas licencias que tienen por objeto impulsar el desarrollo de la acuicultura a través de nuevas tecnologías y sistemas.

“El sector público y privado está trabajando en conjunto para evaluar las mejores opciones de producción, más que para el crecimiento, las licencias de innovación pretenden encontrar nuevas maneras de producción y controlar desafíos como la presencia de piojos de mar y escapes de peces”, explicó Angelvik. 

La acuicultura ha presentado un crecimiento explosivo en las últimas décadas y el éxito también involucra desafíos respecto de la sustentabilidad de la producción. El desarrollo de tecnología es crucial si se quiere reducir el impacto ambiental del cultivo de peces, estimulamos a las compañías a invertir en desarrollo e implementar nuevas tecnologías”

Roy Angelvik.

Cooperación

“Chile y Noruega están unidos por el mar, lo que es un puente más que una barrera. Compartimos valores comunes y tenemos el mismo interés en seguir fortaleciendo la producción acuícola sustentable”, expresó Angelvik.

“No hay contradicción entre competición y cooperación, ambos nos hacen más fuertes, por eso estoy en Chile, para discutir cómo podemos mejorar el trabajo conjunto”, agregó. 

Para la Autoridad, es importante mirar qué está haciendo el resto de los países, para compartir tecnología y know-how

Más que nunca, necesitamos un océano limpio, por lo que es importante evaluar qué podemos ofrecerle a los mares. Si se logra un balance entre protección y producción seremos capaces de cosechar enormes recursos del mar. Si cuidamos del océano, éste también cuidará de nosotros”

Roy Angelvik.
Lea también: