Skip to main content
Fernanda Clément, Product Manager de Datasalmon. Foto: Archivo Salmonexpert.
Fernanda Clément, Product Manager de Datasalmon. Foto: Archivo Salmonexpert.

*Columna de opinión para Salmonexpert de Fernanda Clément, Product Manager de Datasalmon.

China fue el fenómeno del salmón chileno durante el 2018; hubo un enorme crecimiento reflejado en históricos volúmenes, precios más que atractivos y como guinda de la torta, capitales Chinos interesados en invertir en la Industria. Todos estos hechos han generado altas expectativas, pero ¿cómo se vendrá realmente este 2019?

Para responder esta pregunta, comienzo revisando si el salmón chileno fue tan importante para los Chinos durante el 2018 como ellos para la industria. Si analizamos las importaciones de China durante el 2018, el volumen de salmón ingresado creció en un 55%. Esta tasa se explica principalmente por el aumento explosivo de salmón fresco, el que alcanzó las 65 mil toneladas durante el 2018. Un número completamente histórico considerando que en 2017, así como en años precedentes, esta misma cifra estuvo en el rango de las 37 mil toneladas. Por otro lado, si revisamos los orígenes del salmón ingresado a China, los principales actores fueron Chile, con casi un 40% del mercado del fresco y un 50% del total, seguido por Noruega adjudicándose un 22% del mercado del fresco. Los siguen Islas Faroe, Australia, UK y Canadá respectivamente, y sólo Islas Faroe logra superar una participación de más del 10%.

Mirando la perspectiva del precio, en noviembre del año pasado lanzamos el DataSalmon China Index. Un índice de precio que informa semanalmente las ventas de salmón fresco a China de casi el 80% del mercado chileno. Actualmente se encuentra en niveles sobre los US$ 9,70 por kilo para el calibre 6 kilos up y el promedio desde sus inicios es de US$ 9,59 por kilo. Revisando también la información de las importaciones chinas, el precio promedio de los últimos 4 años bordea los US$ 9,40 por kilo y durante el 2018 estuvo sobre los US$ 10 por kilo. A pesar de bajar un poco los últimos meses del año, ha remontado este 2019 como lo demuestra el DataSalmon China Index. Por otro lado, no se ven diferencias significativas entre los salmones provenientes de Chile y Noruega. Con esto podríamos presumir una valorización similar entre ambos productos.

Pareciera que esta información es lo suficientemente contundente para decir que la industria salmonicultora chilena fue importante para China durante el 2018: gran crecimiento de volúmenes, precios sobre el promedio de los históricos y valorización del producto relevante.

Si revisamos la perspectiva de la industria chilena, también hay expectativas positivas: crecimiento controlado de la oferta sumado a buenos desempeños sanitarios con pesos promedios históricos que también se esperan para el 2019, algo clave para este mercado. Este es un mercado relativamente nuevo, que los actores chilenos deben conocer para afianzar lazos y así estabilizar las relaciones comerciales. Pero vemos algunas señales de acercamiento como la compra de AquaChile por parte de Agrosuper quien ha sido uno de los principales actores del mercado chino, la presencia de un ejecutivo comercial de Multiexport Foods en la oficina de Mitsui en Hong Kong y la intención de compra de Australis Seafoods por parte de Joyvio, entre otros.

Desde ambos lados pareciera que la relación comercial entre Chile y China en el mercado del salmón seguirá fortaleciéndose. Probablemente las tasas de crecimiento serán menores que las del 2018, pero creemos que seguirá siendo de los mercados con mayor crecimiento para la industria chilena. Respecto al precio, debiera por lo menos mantenerse y con alzas el segundo trimestre del año, pero en un promedio similar al 2018.

Vemos dos grandes amenazas en este mercado: por un lado la industria noruega, que ha anunciado intenciones de mejorar su posicionamiento en el mercado chino y la otra, en caso de ocurrir algún cambio de política en Rusia que pudiera afectar el volumen despachado desde Chile a ese mercado, asfixiando el mercado chino y derrumbando, por ende, los precios.

Sin embargo, tal vez la competencia sea una oportunidad para seguir haciendo las cosas bien o mejor. Continuar con productos de buena calidad, invertir en desarrollo de marca país, coordinación en la logística como industria dada la enorme distancia que nos separa u otras acciones como éstas que estén dirigidas a seguir posicionando a Chile en el mercado chino, son importantes.