Saltar al contenido principal

Puerto Montt: destacan aumento de interés por formación académica en acuicultura

Cristóbal García, director ejecutivo ONG Canales. Imagen: ONG Canales.
Cristóbal García, director ejecutivo ONG Canales. Imagen: ONG Canales.

Chile: En una columna de opinión enviada al diario El Llanquihue, Cristóbal García, director ejecutivo de la ONG Canales, destacó la importancia de una industria sana, que a la larga genera oportunidades de desarrollo para los habitantes de la región. El fortalecimiento del interés educacional en el área fue realizado a través del Grupo de Transferencia Acuícola (GTA), acompañados por la ONG Canales y Salmonchile.

“Nadie puede dudar que este ha sido un buen año para la industria salmonicultora. Por lo que uno puede ver en los medios de comunicación, un año sin grandes sobresaltos en las condiciones productivas y con resultados económicos muy positivos. Es una buena noticia para la región y su desarrollo económico.

Pero este impulso que ha tenido la acuicultura no sólo se ha quedado en lo económico, sino también vemos como se ha potenciado nuevamente la formación de jóvenes.

Ayer me enteré que la carrera Técnico en Producción Acuícola del CFT Santo Tomás está con matricula casi completa para el próximo año, alcanzando más de 65 estudiantes. Y profesores de acuicultura de liceos técnicos me comentaban que las empresas los están llamando para pedirles estudiantes en práctica y ellos ya tienen a todos sus alumnos posicionados.

Esto que uno puede pensar es de toda lógica, hace un año no lo era, costaba mucho posicionar a los estudiantes en prácticas de acuicultura y hoy, incluso jóvenes que estudian otras especialidades relacionadas como electricidad, se están yendo a centros de cultivo a realizar prácticas en mantención.

Estas creo que son muy buenas noticias para la región y para la industria.

El tener una industria sana, que crece a un ritmo controlado y respetando el medio ambiente, hace que los impactos positivos se multipliquen a otras áreas como la educación y así logren llegar a la comunidad local, generando verdaderas oportunidades de desarrollo para los habitantes de la región.

Esperamos que estas buenas noticias se mantengan, para lo cual es clave que la industria tenga una mirada de largo plazo y apueste por apoyar la educación de jóvenes que les permita tener técnicos profesionales preparados para los desafíos de la industria en 5 y 10 años más.

Si al primer traspié las empresas vuelven a cerrar sus puertas, ciertamente se hace difícil que los jóvenes se proyecten en ella por la incertidumbre que se genera.

Finalmente, creo que estas buenas noticias van de la mano del trabajo que han realizado profesores de acuicultura de la región por agruparse y trabajar colaborativamente para acercarse a la industria y perfeccionarse en sus conocimientos”.