Saltar al contenido principal
Los contratos por faena también fueron parte del análisis realizado por el seremi. Foto: Seremi Ecomomía región de Los Lagos.
Los contratos por faena también fueron parte del análisis realizado por el seremi. Foto: Seremi Ecomomía región de Los Lagos.

Chile: El seremi regional de Economía, Francisco Muñoz, indicó que se registró una pérdida del 6% en las exportaciones de salmónidos durante el mes de convulsión social en Quellón y Calbuco. 

En el marco de las movilizaciones que desde hace un mes se viven en el país y específicamente en relación al paro producido en siete plantas de proceso de la localidad de Quellón, provincia de Chiloé, el seremi de Economía de la región de Los Lagos,  Francisco Muñoz,  realizó un balance general sobre el impacto que esta situación produjo en la salmonicultura, instancia en la que se realizó una mesa social que trató distintos puntos y que fue la herramienta para destrabar el conflicto entre trabajadores, empresas y Gobierno.

¿Cuál es el impacto económico del paro en Quellón?

La semana y un día de no operación de siete plantas de proceso de Quellón significó que de 830 mil unidades de salmón que estaban en los centros de acopio y en planta de proceso, se produjera una pérdida -que fue destinada a ensilaje por encontrarse en estado de descomposición- de 210 toneladas, que significan 80 mil ejempares.

Afortunadamente, el proceso se logró destrabar con una mesa social que existía en Quellón y también con el trabajo de los pescadores artesanales y los propios trabajadores del salmón que estaban en post de la movilización, lo que fue articulado con la Seremía del Trabajo y  SalmonChile, con los que logramos hacer una serie de planteamientos para retomar la producción.

En el balance general, las movilizaciones de Quellón, sumadas a un día de paralización Calbuco y el paro portuario de Talcahuano representaron un 6% de reducción de las exportaciones de salmonicultura en la región de Los Lagos, a la que se suma la disminución de turnos en muchas de las empresas que facilitaron a los trabajadores el regreso a sus casas, lo que significó trabajar 2/3 de los turnos que estaban contemplados inicialmente.

Una de las formas de destrabar el conflicto fue la revisión de los contratos por obra y faena, ¿cuál es el compromiso pactado en relación a esto?

Es una de las siete empresas la que mantenía modalidad de contrato por faena y nosotros reconocemos que el salmón coho tiene una temporalidad en la cosecha, pero el resto de las especies no debería por qué tener contrato por obra y faena. Además, había un servicio que estaba tercerizado, donde hay un compromiso de la misma compañía de poder evaluar el sistema y también una denuncia que fue establecida por los trabajadores respecto a la extensión de los turnos y carga horaria fuera del contrato, instancia en la autoridad se comprometió en indagar y llegar a mejorar las condiciones laborales. En general, esto no es una práctica generalizada, pero sí una salmonicultora tenía la denuncia de ese tipo de prácticas.

¿Es una pérdida significativa la que se produjo por este paro en Quellón?

Creo que esta fue una oportunidad para acercarse a la comunidad circundante a las plantas de proceso. Sin duda hay un tema de imagen país que también nos repercute, porque hay otros mercados que compiten con Chile en los distintos mercados de destino y el retraso de la entrega de producciones de salmón comprometidas, evidentemente afecta y hay una cadena logística que va más allá de la situación de Quellón que igualmente se vivió en algunos terminales portuarios que se vieron impactados, por lo que esperamos que se mantenga esta continuidad de la actividad y el cumplimiento de contratos que tiene cada una de las empresas con sus compradores.

¿Qué otros aspectos deben trabajarse tras esta crisis?

El gremio -y hablo de SalmonChile-, tiene absoluta disposición y actitud de trabajar con la comunidad, pero deben comprometerse individualmente a avanzar en este involucramiento con el medio que los rodea y hay buenos movimientos a imitar como lo son las  Empresas B, además de las compañías portuarias, que trabajan muy bien con su comunidad y sin duda esta es una oportunidad para acercar estas posturas respecto al cuidado medioambiental y de los trabajadores.

Lea también: