Saltar al contenido principal
Andreas Kvame, CEO de Grieg Seafood.
Andreas Kvame, CEO de Grieg Seafood.

Escocia: La empresa Grieg Seafood informó que, a mediano y largo plazo, enfocará su producción en las áreas con mejor potencial de crecimiento sostenible, como Noruega y Canadá.

Grieg Seafood ha anunciado planes para vender sus operaciones de cultivo de salmón en Shetland, Escocia.

La compañía ha luchado por ganar dinero con sus centros en ese país y recientemente anunció el cierre de sus operaciones en la isla de Skye, luego de la alta mortalidad de peces causada por las medusas.

Esta semana siguió esa decisión con un anuncio de que tiene la intención de vender el resto de su operación escocesa, con sede en Shetland, informa el medio asociado a Salmonexpert, Fishfarmingexpert.com.

Alternativas estratégicas

“A mediano y largo plazo, nuestro enfoque estará en las áreas con el mejor potencial de crecimiento sostenible durante el período de recuperación posterior a covid-19, que son nuestras regiones de Noruega y Canadá”, dijo el director ejecutivo, Andreas Kvame, en la introducción del informe trimestral de Grieg.

“Como tal, hemos iniciado una evaluación de alternativas estratégicas para nuestra región de Shetland. Nuestro objetivo es una venta cuando sea el momento adecuado", sostuvo Kvame.

Costos mas bajos

El jefe de Grieg apuntó que “a través de iniciativas orgánicas, tenemos como objetivo la cosecha de 100.000 toneladas (excluyendo Shetland) en 2022 con un costo promedio de cultivo para las operaciones noruegas por debajo de NOK 40/kg (US$4,45 por kilo) y CAD 7/kg (US$5,37 por kilo) en Canadá.

“Para 2025, apuntamos a 130.000 toneladas de cosecha y continuamos reduciendo el costo por kg. Una venta potencial de Shetland reducirá significativamente nuestros costos generales de producción por unidad", expresó el ejecutivo.

Grieg anunció en septiembre que pondría fin a la operación en sus cinco centros en Skye. En esa oportunidad, señaló que Skye estaba demasiado lejos de Shetland para operar las dos áreas como una sola unidad, y la operación de Skye era demasiado pequeña para operar como una unidad separada.

La decisión se aceleró por la alta mortalidad en tres de los centros de Skye entre finales de julio y principios de septiembre, causada principalmente por niveles anormales de medusas, cuando murieron 627.000 peces (aproximadamente 1.500 toneladas). Los tres centros se cerraron de inmediato y los dos centros restantes se cerrarán después de la cosecha en 2021.

Lea también: