Skip to main content

Subpesca propondrá a salmonicultores nuevos ajustes a normativa de densidades

El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme, lideró las reuniones con los máximos ejecutivos de la industria chilena del salmón, que resultaron en la nueva normativa de densidades. Foto: Jonathan Garcés.
El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme, lideró las reuniones con los máximos ejecutivos de la industria chilena del salmón, que resultaron en la nueva normativa de densidades. Foto: Jonathan Garcés.

Chile: La subsecretaría de Pesca y Acuicultura busca modificar los requisitos de ingreso y de mantención en el tiempo en el sistema de Porcentaje de Reducción de Siembra.

El 26 de septiembre pasado, el jefe de la División Acuicultura de Subpesca, Eugenio Zamorano, invitó a los máximos ejecutivos de la industria chilena del salmón a una reunión de trabajo a realizarse el próximo lunes 8 de octubre, para darles a conocer la propuesta de ajustes a la medida de Porcentaje de Reducción de Siembra (PRS), lo que suma un nuevo cambio normativo para el sector.

Desde Subpesca contaron a Salmonexpert que el 8 de octubre próximo, “la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura sostendrá un encuentro de trabajo totalmente abierto en el que se presentará al sector salmonicultor una propuesta de ajuste de la medida de Porcentaje de Reducción de Siembra, en el marco de una alternativa a la nueva norma sobre densidad de cultivos”.

Por iniciativa de Subpesca, subrayaron desde la autoridad, “los productores de salmónidos tendrán la posibilidad de formular sus observaciones ante el ajuste, dentro de un plazo que se les informará oportunamente. El contenido de la propuesta se les dará a conocer en esa reunión, donde, además, se despejarán sus dudas”.

En su última presentación a los máximos ejecutivos de las salmonicultoras, el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme, había adelantado que revisaría la medida de PRS, para ajustar tanto los requisitos de ingreso, basados en un 20% de pérdida, como de mantención en el tiempo, que requieren una Bioseguridad Alta.

Igualmente, el subsecretario Riquelme se comprometió con el sector a revisar los tramos de pérdida, porcentajes de crecimiento de salmón y a evaluar la incorporación de otras variables sanitarias, entre otras cosas que se encuentran en la carpeta de la autoridad y que planteará a las compañías.

La nueva regulación

¿Cómo opera actualmente la normativa de densidades? Subpesca creó un nuevo nivel de bioseguridad deficiente, que corresponde a Baja 4, la cual está asociada a una disminución en la densidad de cultivo de un 75% a 4 kilos por metro cúbico y, además, tolerará crecimientos de hasta 3% en la producción, dejando estos casos en números positivos, y los que se emplacen sobre esas proyecciones de siembra, serán castigados con cifras negativas.

Regulación se judicializará

Frente a estas modificaciones regulatorias, hay un grupo de salmonicultores nacionales que está de acuerdo, argumentando que la autoridad intenta con ello resguardar el patrimonio sanitario y ambiental de la industria chilena, y existe otro bloque que se muestra totalmente en contra por ser, a su juicio, un cuoteo por historia que beneficia a ciertas empresas en desmedro de varias compañías locales y por tanto, recurrirá con diferentes recursos jurídicos a Subpesca, para luego escalar a la Contraloría General de la República y finalmente, al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, el Tribunal Ambiental y a la justicia civil, dependiendo de los resultados obtenidos en cada una de las instancias legales.

En detalle, las Agrupaciones de Concesiones (ACS) que tengan un buen desempeño sanitario y ambiental y que proyecten una disminución en sus siembras, podrán operar con la máxima densidad permitida, esto es, Bioseguridad Alta.

En tanto, las ACS que tengan un buen desempeño sanitario y ambiental y que proyecten un crecimiento de hasta un 3% podrán operar con un rango de densidades que va entre 17 a 11 Kg/m3, ubicándose en Bioseguridad Alta o en Baja 2.

Mientras que las ACS que tengan un buen desempeño sanitario y ambiental y que proyecten un crecimiento entre 3,1% y 6% deberán operar con una densidad de 8 Kg/m3, que se refiere a la Bioseguridad Baja 3.

Asimismo, las ACS que tengan un buen desempeño tanto sanitario como ambiental y que proyecten un crecimiento sobre 6,1%, deberán operar con una densidad de 4 Kg/m3, emplazándose de este modo en Bioseguridad Baja 4.

Lea también: