Saltar al contenido principal
Dirigente sindical de Salmones Camanchaca recalca que los cambios deben hacerse en términos graduales para asegurar el funcionamiento de esta industria a largo plazo. Foto: Salmones Camanchaca.
Dirigente sindical de Salmones Camanchaca recalca que los cambios deben hacerse en términos graduales para asegurar el funcionamiento de esta industria a largo plazo. Foto: Salmones Camanchaca.

Chile: Representantes de sindicatos de las empresas Blumar y Salmones Camanchaca, en la Región del Bio Bío, buscarán que esta iniciativa no avance en su tramitación.

El diputado por la Región del Bio Bío, Gastón Saavedra junto a representantes de los gremios de trabajadores de la industria del salmón en la zona, que corresponden a sindicatos de las empresas Blumar y Camanchaca, alertaron de la pérdida de empleos debido al proyecto de ley que impone restricciones a las áreas de cultivo.

Según informó Radio Bio Bío, 70 mil empleos a nivel nacional y 4 mil a nivel local estarían en riesgo si se aprueba el proyecto que modifica la Ley de Pesca para excluir el cultivo de especies hidrobiológicas exóticas en áreas protegidas.

El parlamentario afirmó que si bien es cierto que se debe regular la actividad, incorporando elementos que ayuden a mejorar los sistemas de transporte en función de una economía verde, el proyecto de ley que se presentó en la Cámara para regular las áreas de manejo donde se cultivan los salmones, puede causar la desaparición de esta industria.

“Afectaría el desarrollo futuro de la industria salmonicultora en Chile. El factor principal más débil en esta cadena de valor es el empleo, por tanto son 70 mil empleos los que están dependiendo de un programa legislativo que a todas luces no me parece el más correcto”, señaló.

Sergio Ramírez, dirigente sindical de Salmones Camanchaca Tomé, comentó que siempre es preferible hacer estos cambios en términos graduales para asegurar el funcionamiento de esta industria a largo plazo.

“Entendemos y reconocemos que la industria tiene partes que corregir en el tema ambiental, y creemos que nosotros podemos trabajar con ellos para que estas acciones se lleven a cabo, pero también nuestras autoridades tienen que pensar en lo que pasa con los trabajadores”, enfatizó.

El dirigente recalcó que es un proyecto de exclusión y caducidad de las concesiones, habiendo más de 300 de ellas involucradas. Se propone que, de aquí a dos años, la industria debiera salir de las zonas donde está ubicada, sin plantear una relocalización.

Representantes de los trabajadores en Tomé y Talcahuano buscarán que este proyecto no avance en su tramitación y en los próximos días tienen contemplados encuentros con otros sindicatos y federaciones en el sur del país.

Lea también: