Saltar al contenido principal

Armasur repudia malas prácticas como usar períodos de licencia para trabajar

Wellboat en centro de cultivo de salmones. Foto: Armasur.
Wellboat en centro de cultivo de salmones. Foto: Armasur.

Chile: Desde el gremio afirman, en tanto, que la solución para enfrentar el deficit de dotaciones en embarcaciones chilenas no es contratar personal extranjero, sino que incorporar gente desde la base. 

En el marco de la reunión sostenida el 15 de marzo, convocada por la Autoridad Marítima como sesión de la mesa tripartita donde participa Armasur al igual que otros gremios, sindicatos y federaciones de trabajadores, la entidad quiso clarificar algunos puntos específicos.

“Que el artículo 14 de la actual Ley 2.222 (Ley de Navegación), autoriza al Director General del Territorio Marítimo de la Marina Mercante, por razones fundadas y transitorias, a evaluar la opción de contratar personal embarcado extranjero, para completar dotaciones mínimas de seguridad. Sin embargo, aun cuando esta facultad se encuentra normada, tanto la Autoridad Marítima, como Armasur, otros gremios de armadores y sindicatos laborales, coincidimos en que la real solución al déficit estructural de dotaciones (que es posible verificar en la evidencia objetiva que existe y que es además de conocimiento público entre los actores de la cadena de valor marítimo), pasa por orientar los esfuerzos en incorporar gente desde la base”.

La incorporación desde la base, es la solución de fondo según el gremio, ya que considera la creación de las estructuras necesarias para funcionar adecuadamente en el largo plazo. Además, en el plano regional otorga, más opciones de ser parte de la marina mercante a personas provenientes de la comunidad cercana como pescadores artesanales, recolectores de orilla, mujeres y hombres de mar.

Mejorar el proceso de formación y titulación regional “ha sido un tema de profundo análisis e implica entre otros puntos, hacer más atractiva la carrera, simplificar y agilizar los trámites administrativos, racionalizar los tiempos de estudio adecuando las mallas curriculares a las materias que son realmente pertinentes con la formación de los oficiales y tripulantes regionales, acortar los cursos de formación y ascenso, generando una preparación basada en el DS 680 como “piso”, y el DS 127 como “techo”; mejorar la conectividad digital, aumentar la opción de movilidad laboral para sectores de la pesca y mercante, acortar tiempos de práctica, entre otras”, indican desde Armasur.

Estas son iniciativas que han ido naciendo justamente en la mesa tripartita que dio origen a la sesión del pasado 15 de marzo, instancia que, afirman desde la asociación, “valoramos porque constituye un espacio para complementar miradas en beneficio del mejoramiento de la sostenibilidad y competitividad con una gestión factible y que buscamos todos los integrantes de la marina mercante y del mar. Eso le da sentido”.

Incrementar la incorporación de mujeres a las actividades de la marina mercante, “sin discusión alguna, no sólo es una opción real y valedera sino, más aún, una real necesidad. Como Armasur, esperamos de los sindicatos la información de la disponibilidad de tripulantes y oficiales femeninos para informarlo a nuestros asociados”.

Tal como se discutió en la citada mesa tripartita del martes 15 de marzo integrada por representantes de las federaciones de trabajadores ya mencionadas, “existe consenso en repudiar prácticas inadecuadas como solicitar licencias médicas para trabajar en el período de licencia dado que hoy se paga más por día que con contrato indefinido, o laborar en otra compañía en los tiempos que corresponde descanso. Esta es una mala práctica, que afecta la seguridad operacional, sin sostenibilidad, sólo posible en situaciones extraordinarias como es el actual déficit de dotaciones y que genera distorsiones de todo tipo”.

Es asimilable, apuntan desde Armasur, “a cuánto se está dispuesto a pagar “por un vaso de agua en un desierto luego de varios días sin beber”. Esta es la situación, como caricatura, que enfrenta el operador naviero cuando no tiene toda la dotación mínima y no puede zarpar para cumplir con sus compromisos contractuales”. 

Lea también: