Saltar al contenido principal
Kjetil Hestad. Foto: Therese Soltveit
Kjetil Hestad. Foto: Therese Soltveit

Noruega: Una empresa familiar de salmonicultura tuvo que sacrificar más de 200 mil peces luego de detectar un brote de Anemia Infecciosa del Salmón (ISAv).

Durante la semana pasada, Lingalaks recibió una confirmación de que su salmón en Kvinnherad -en el oeste de Noruega- estaba infectado con virus ISA.

"Aunque los peces estaban clínicamente enfermos nunca sospechamos esta enfermedad", dijo el portavoz de Lingalaks, Kjetil Hestad.

Mayor mortalidad

La compañía recibió las malas noticias sobre ISA después de que Pharmaq Analytiq detectara el virus a través de toma de muestras.

"Habíamos sospechado que los peces estaban enfermos cuando vimos una mayor mortalidad desde abril. Hemos seguido de cerca la salud de los peces desde entonces, pero recientemente recibimos una confirmación sobre la detección de ISA", comentó Hestad.

Según Hestad los peces del centro de cultivo no fueron vacunados contra ISA, pero sí con Alpha Ject Micro 6 y Compact PD. Todavía no han concluido cómo se originó la enfermedad.

Limitar la infección

"No tenemos ni idea de dónde viene el virus. Esperamos averiguarlo. Lo más importante ahora es que limitamos la infección ya que la enfermedad no se ha propagado", detalló.

"La situación significa pérdidas significativas para la compañía", agregó, sin querer poner una cifra sobre el daño financiero todavía.

ISA fue detectado por última vez en el oeste de Noruega en mayo de 2015, aproximadamente a 20 km de distancia en línea recta.

La firma salmonicultora Lingalaks fue fundada en 1978 con 5.000 salmones y plantas de producción casera. Actualmente, cuenta con centros de producción en los municipios de Kvam, Kvinnherad y Radøy, produce unas 11.000 toneladas al año y emplea a casi 40 personas.