Saltar al contenido principal
Imagen: Programa Nereus, diseñado por Lindsay Lafreniere
Imagen: Programa Nereus, diseñado por Lindsay Lafreniere

Mientras algunos científicos aseguran que los peces alcanzarán tallas más pequeñas si la temperatura del agua continúa aumentando, otros dicen lo contrario.

Una especie de debate científico se ha generado últimamente con la publicación de varios artículos que informan que una de las grandes consecuencias que traerá el calentamiento global para los peces, tanto salvajes como de cultivo, será la disminución de su tamaño.

Argumentos

El estudio más recientemente publicado “Sound physiological knowledge and principles in modeling shrinking of fishes under climate change”, asegura que, a medida que los peces crecen hasta llegar a la edad adulta, su demanda de oxígeno aumenta debido a que su masa corporal es mayor. Sin embargo, la superficie de las branquias no crece al mismo ritmo que el resto del cuerpo, generando un déficit metabólico de oxígeno y, por lo mismo, el pez deja de crecer.

Los investigadores del Programa Nereus de la Fundación Nippon (Universidad de British Columbia), llamaron a este proceso “GILL-Oxygen Limitation Theory (GOLT)" (teoría de limitación de oxígeno-branquia) y argumentan que “para los peces, el crecimiento de la superficie respiratoria primaria (branquias), es la restricción geométrica/física que explica una amplia gama de características biológicas y ecológicas; que de otra manera no se podrían explicar”.

Por el contrario, científicos del Departamento de Biociencias de la Universidad de Oslo, Noruega y del Centro para la Explotación y Conservación de la Biodiversidad Marina en Francia, postulan en su trabajo “Models projecting the fate of fish populations under climate change need to be based on valid physiological mechanisms”, que las suposiciones respecto del tamaño de los peces y el GOLT, son erróneas.

Dentro de sus razones explican que “la superficie branquial puede, de hecho, aumentar linealmente en proporción al volumen de las branquias y a la masa corporal. Por lo mismo, el área respiratoria de los peces refleja las necesidades metabólicas, no viceversa” y que, por lo mismo, no solo la idea de que la absorción de oxígeno limita el crecimiento, si no que también la hipótesis de “Tolerancia Térmica Limitada por Oxígeno y Capacidad (OTPT por sus siglas en inglés)", similar a GOLT, están lejos de ser aceptadas; porque no abarca el hecho de que el tamaño de un pez es relevante para su respuesta al calentamiento.

Sin embargo, concluyen que es posible que algunos peces se vuelvan más pequeños en el futuro, pero que para hacer predicciones confiables, los mecanismos subyacentes deben ser identificados y buscados en otras partes más que en las limitaciones geométricas de la superficie branquial, y que las proyecciones de los efectos sobre las poblaciones de peces sean modeladas usando conocimientos y principios fisiológicos sólidos.

En la acuicultura

Los acuicultores pueden mitigar la falta de oxígeno, pero William Cheung, profesor asociado de la Universidad de Columbia Británica, dijo a fishfarmingexpert.com, medio asociado de Salmonexpert, que "el aumento de la temperatura afectará también a las especies de cultivo. Algunos de los efectos pueden ser mitigados inyectando oxígeno en el agua. Sin embargo, los peces sólo pueden tolerar cierto rango de temperatura, y cuanto más cerca de los límites de temperatura, más pobre será el crecimiento. Por eso es difícil cultivar el salmón Atlántico en los trópicos".

Revise ambos estudios aquí: Lefevre et al. 2017 y Pauly y Cheung 2017.