Skip to main content

Efecto del aceite de laurel sobre el crecimiento y ácidos grasos en trucha arcoíris

Turquía: Estudio determinó los efectos de reemplazar el aceite de pescado (FO) por el aceite de semilla de laurel (LSO), como una fuente alternativa de lípidos vegetales en las dietas sobre el crecimiento y composición de ácidos grasos de la trucha arcoíris.

La acuicultura ha seguido creciendo más rápidamente que todos los demás sectores productores de alimentos para animales, con una tasa de crecimiento promedio mundial del 8,8% anual desde 1970. Las proyecciones actuales anticipan que en pocos años la producción mundial de FO podría ser insuficiente para satisfacer la creciente demanda del alimento para peces carnívoros. Como consecuencia, el uso de fuentes alternativas de estos ingredientes es una opción interesante.

La sustitución de FO por aceites de semillas de plantas no es un concepto nuevo en la acuicultura. De hecho, según la literatura científica, la sustitución parcial o total de FO con aceites vegetales parece ser una opción viable dada su disponibilidad, bajo costo y ausencia de dioxinas y contaminantes.

El Laurel (Laurus nobilis), miembro de la familia Laureaceae, es una planta ampliamente cultivada con fines ornamentales. El aceite de semilla de laurel (LSO), se utiliza en las industrias alimentaria como conservante de los alimentos, también en la cosmética y farmacéutica y en medicina popular, especialmente para el tratamiento de reumatismo y dermatitis. Sin embargo, no se ha informado de ningún estudio sobre el uso de LSO en dietas para peces.

En este contexto, investigadores del Departamento de Acuicultura de la Universidad de Sinop, Turkey evaluaron el valor nutritivo de LSO como una potencial fuente lipídica en dietas para trucha arcoíris (Oncorhynchus mykiss). El estudio, publicado en la revista Aquaculture Nutrition examinó el efecto de LSO sobre el crecimiento, la composición proximal, la composición de ácidos grasos en filete e hígado.

 

Resultados

El ensayo experimental, que duró diez semanas, consistió en tres tratamientos con dietas que contenían diferentes proporciones de aceite de pescado y de laurel: Dieta FO (grupo control, 100% aceite de pescado); dieta II (50% FO y 50% LSO); dieta III (25%FO y 75%LSO).

Entre los principales resultados expuestos en el artículo se destacó que hubo un 100% de sobrevivencia en todos los tratamientos y no se observaron diferencias significativas en el crecimiento, ni en el contenido de lípidos entre los diferentes tratamientos y el grupo control. Sin embargo, se observaron diferencias significativas en el contenido de proteína y cenizas entre los grupos del tratamiento y el registro inicial (tiempo 0), y entre el grupo 50 % de LSO y el registro inicial, respectivamente.

“La concentración de ácidos grasos poliinsaturados n-6 (AGPI) aumentó con el aumento de los niveles de LSO en las dietas. En contraste, los niveles de acidos grasos n-3 disminuyeron con el aumento de los niveles de LSO en las dietas. En tanto, el nivel más alto de ácido eicosapentaenoico (EPA) y de ácido docosahexaenoico (DHA) se registró en el filete de pescado alimentado con la dieta FO y el más bajo en aquellos alimentados con la dieta 50% de LSO. Sin embargo, las proporciones de EPA y DHA en el hígado de los peces alimentados con la dieta que contenía 75% de LSO fueron más altos que los de filete de pescado alimentado con las dietas FO y 50 % de LSO”, revelaron los investigadores.

Finalmente, el artículo concluyó que los resultados del estudio mostraron que la sustitución de FO por LSO en dietas de trucha arcoíris no causó ningún efecto negativo en el crecimiento. “Con base en los resultados del rendimiento de crecimiento y la composición de ácidos grasos de los peces experimentales, se puede concluir que la concentración del 75% de aceite de semilla de laurel tuvo el mejor resultado entre las dietas probadas en el experimento”, afirmaron los científicos.

Lea el abstract del estudio