Saltar al contenido principal
Alf-Helge Aarskog. Foto: Pål Mugaas Jensen.
Alf-Helge Aarskog. Foto: Pål Mugaas Jensen.

Noruega: el principal ejecutivo de Marine Harvest, Alf-Helge Aarskog, expuso recientemente en la conferencia de salud de peces Frisk Fisk en Bergen. En su charla, desafió a la industria salmonicultora a reducir las mortalidades y aumentar el peso de cosecha.

La evolución al alza de los costos de cultivo de salmón no puede continuar, afirmó Aarskog, argumentando que, a pesar del gran desarrollo de la industria, no se ha logrado reducir la mortalidad y las pérdidas.

“Los peces siguen muriendo tanto como antes. En la generación 2015, se registró una mortalidad en torno al 20%. De hecho, en 1993 y 1994 estuvimos mejor que hoy ¿Cómo es esto posible?", preguntó a los asistentes.

Lea también: "Apetito por los antibióticos"

Entre las materias expuestas por el jefe del holding, destacó que el desarrollo de la industria ha conllevado a obtener un mejor material genético, mejores vacunas y tests de esmoltificación.

“Además, tenemos mejor alimento para peces. Cada uno de los proveedores tiene algo que ayuda contra todas las posibles enfermedades”, dijo Aarskog.

Mortalidad demasiado alta

“Tenemos muchas localidades con mortalidad bajo el 10%, pero el promedio en Noruega es de un 20%”.

Él afirma que la solución está en enfocarse en una investigación que permita obtener una rentabilidad directa en el peso eviscerado.

“Debemos priorizar la cantidad de smolts por kilo de peso eviscerado, de lo contrario quizás no valga la pena investigar”, expresó Aarskog respecto del tipo de investigación al que se debería apostar.

Mayor peso de cosecha

Otra tendencia que Aarskog desea cambiar es el peso de cosecha, que va a la baja. Con base en las cifras de Kontali, el ejecutivo mostró que el peso promedio de cosecha ha descendido medio kilo desde el 2010 hasta la generación 2015.

“También vemos mortalidad en peces más grandes. Marine Harvest piensa que el peso promedio óptimo es de 4,8 kilos, pero hoy en día vemos que a menudo cosechamos los peces mucho antes”, afirmó Aarskog.

Además, hizo un cálculo rápido de las pérdidas en volumen.

“Si el peso de cosecha por pez baja medio kilo, esto significa alrededor de 150.000 toneladas, y menores ingresos por NOK 9 mil millones (US$ 1.100 millones, aproximadamente), lo que representa el 10% de la industria noruega de alimentos del mar”, concluyó.