Skip to main content
Dag Sletmo, analista de DNB Bank, y Jan Petter Lindsetmo, Client Manager de DNB Bank Chile.
Dag Sletmo, analista de DNB Bank, y Jan Petter Lindsetmo, Client Manager de DNB Bank Chile.

*Columna de opinión para Salmonexpert de Dag Sletmo, analista de DNB Bank, y Jan Petter Lindsetmo, Client Manager de DNB Bank Chile.

Después de algunos años difíciles, la industria salmonicultora chilena está nuevamente disfrutando de buenas condiciones biológicas y produciendo sólidos resultados financieros. ¿Es esto sostenible en el tiempo? Pensamos que lo es, por varias razones.

Una es que el patrón general de auge y caída de la industria global del salmón se rompió hace varios años. La razón es que esencialmente todos los principales países productores de salmón operan en o cerca de la utilización de la capacidad total. Los gobiernos no entregarán nuevas capacidades de licencias significativas por razones de sostenibilidad. Eso significa un crecimiento más estable y más bajo de la oferta, lo que a su vez significa precios más altos y más estables. Eso beneficia a todos los productores de salmón a nivel mundial, también en Chile.

Pero, por supuesto, también hay problemas nacionales además de los globales. Los productores chilenos sufrieron durante algunos años, incluso después del final del ciclo global de auge y caída. La razón fue, por supuesto, los desafíos biológicos. Afortunadamente, ahora se han reducido significativamente debido a nuevas regulaciones, mejores operaciones de las compañías y esfuerzos colectivos a través de asociaciones de la industria.

Diferentes países han tenido grandes desafíos biológicos durante años. Parece que la clave para evitar esto es tener buenas regulaciones sanitarias y también regulaciones que pongan un tope al crecimiento. Un crecimiento demasiado rápido o una densidad de biomasa demasiado alta es una vía hacia el desastre biológico. Y también se trata de buenas operaciones y prácticas de sostenibilidad por parte de las empresas. Chile tiene esto en su lugar ahora de una manera mucho mejor que antes, y especialmente las nuevas regulaciones gubernamentales son importantes.

Pero incluso si creemos que los buenos tiempos son sostenibles, también creemos que es importante que los productores y el gobierno de Chile continúen construyendo una base sólida para el futuro. Las industrias biológicas siempre tendrán sorpresas, especialmente en términos de enfermedades. Es importante contar con instituciones nacionales de investigación aplicada sólidas y una industria de servicios sólida para ayudar a enfrentar las sorpresas del futuro y los problemas actuales. Muchos desafíos en el cultivo de salmón son globales, lo que significa que se pueden encontrar soluciones relevantes en otros países.

Sin embargo, algunos problemas son nacionales, como el SRS en Chile. Es vital contar con una infraestructura nacional para enfrentar estos desafíos. También es importante reducir aún más el uso de antibióticos, incluso si la caída del 18% en 2018 es muy alentadora. El escepticismo de los consumidores con respecto al uso de antibióticos en la producción de carne y acuicultura sólo aumentará aún más. En términos de costo, Chile ha recuperado su paridad de costos con Noruega, lo cual es positivo. Pero hay un nuevo contendor en el horizonte: salmonicultura basada en tierra.

Atlantic Sapphire, el gran productor con base en tierra, está ubicado en Florida y tendrá una ventaja de costo de transporte de US$/kg 1.5 contra los competidores chilenos. También hay un importante desarrollo digital en el cultivo de salmón. Es demasiado pronto para que esto sea una ventaja competitiva para una compañía, pero en algunos años podría serlo. Es importante no perder el tren antes de que salga de la plataforma. El marketing también se está volviendo más sofisticado y será más un elemento diferenciador en los próximos años, ejemplificado con la nueva estrategia de marca Mowi.

En la región de Magallanes, creemos que es importante que el gobierno otorgue nuevas licencias de manera lenta y controlada, basada en el desarrollo biológico y el desempeño de la sostenibilidad. Idealmente, la estructura de la licencia en Los Lagos o Aysén debería cambiarse para que existan menos centros de cultivo, pero más grandes. Esto debería reducir los costos operativos y mejorar la bioseguridad. El buen trabajo relacionado con la sostenibilidad y la transparencia en SalmonChile y GSI debe continuar. Y es de vital importancia atenerse a las regulaciones que ponen un tope al crecimiento de la oferta para evitar los ciclos económicos y biológicos de auge y caída a los que conduce el crecimiento descontrolado.