Skip to main content

Estudian plásmido de P. salmonis que confiere resistencia a múltiples antibióticos

Chile: Cientificos chilenos descubren que el plásmido “p3PS10” presente en un aislado de Piscirickettsia salmonis contiene genes de resistencia para distintos antibióticos y que, además, tiene la capacidad de transferirse.

Los antibióticos que se utilizan en la industria acuícola pueden dejar residuos en el medioambiente, especialmente en el sedimento, lo que puede ofrecer condiciones favorables para la selección y aparición de bacterias resistentes o genes de resistencia.

Por lo tanto, se piensa que los entornos acuícolas pueden servir como una fuente de genes de resistencia a los antibióticos (ARG). Con el uso de antibióticos a través del tiempo para tratar la piscirickettiosis, se han registrado aislados de la bacteria con baja susceptibilidad a los fármacos autorizados en Chile, siendo el florfenicol y la oxitetraciclina los principales.

El genoma del aislado AY3800B de P. salmonis, secuenciado por el laboratorio ADL Diagnostic, posee un plásmido único llamado p3PS10 el cual está asociado con una baja susceptibilidad a oxitetraciclina.

Curiosamente, este plásmido también codifica otros marcadores de resistencia a antibióticos, incluyendo un conjunto de sistemas de secreción tipo 4 (T4SS), genes probablemente relacionados con la capacidad de transferencia.

Los eventos de transferencia horizontal de plásmidos pueden desempeñar un papel significativo en la diseminación de fenotipos bacterianos resistentes.

Debido a la relevancia de este tema, Investigadores del laboratorio ADL Diagnostic y la Universidad Austral de Chile estudiaron y caracterizaron genéticamente varias cepas del patógeno y de plásmidos (incluido p3PS10) con foco en los genes de resistencia. Además, evaluaron su capacidad de transmisión.

Así, lograron descubrir que p3PS10 alberga genes de resistencia a múltiples fármacos como cloranfenicol (cat2), tetraciclinas [tet (31)], aminoglucósidos (sat1 y aadA1) y sulfonamidas (sul2), el que es portado por un grupo de aislados de P. salmonis que muestran una marcada reducción de la susceptibilidad in vitro a la oxitetraciclina.

Este trabajo demuestra que P. salmonis es más versátil de lo que se pensaba, capaz de transferir ADN de manera horizontal, y probablemente desempeñando un papel como vector de rasgos de resistencia entre la población bacteriana del agua de mar.

Saavedra y col., 2018.

Además, un análisis de susceptibilidad a antibióticos en el que se realizaron cultivos para evaluar la concentración mínima inhibitoria (MIC), mostró que frente a cloranfenicol, estreptomicina y sulfametoxazol/trimetoprima, los aislados de P. salmonis que poseían el plásmido, evidenciaban una MIC alta. Caso contrario a lo observado para florfenicol, donde la MIC se mantuvo en niveles esperados.

En cuanto a la transmisibilidad de la resistencia, los autores dijeron que: “por medio de la clonación molecular, demostramos que los genes que codifican marcadores de resistencia son de hecho funcionales. Curiosamente, los ensayos de transferencia muestran claramente que p3PS10 puede transferirse y replicarse en diferentes especies bacterianas, confiriendo fenotipos similares a los encontrados en el hospedador original”.

Sin embargo, la transmisión de p3PS10 se realiza con una baja frecuencia demostrando una baja posibilidad de que los genes de resistencia se propaguen a los patógenos humanos.

Sumado a la anterior, los científicos también sugieren que esta cepa resistente se distribuye en todos los entornos donde se desarrolla la acuicultura en el sur de Chile, por lo que es probable que sea la responsable de las fallas en el tratamiento con oxitetraciclina.

Revise el estudio completo aquí.