Saltar al contenido principal

Evalúan efecto de extracto de semilla de uva en parámetros inmunes de truchas

Imagen: Pixabay.
Imagen: Pixabay.

Irán: En una reciente publicación, científicos evidenciaron que la inclusión de extracto de semilla de uva en la dieta de trucha arcoíris mejora algunos marcadores de inmunidad de mucosas.

En camino hacia la economía circular, Chile como país vinícola podría darle otros usos a los subproductos de la industria. Por ejemplo, Fraunhofer Research y Fundación Chile poseen un proyecto para desarrollar un aditivo a partir del orujo de la uva, que es altamente antioxidante, con el fin de otorgar protección branquial al salmón frente a la microalga tóxica Pseudochattonella cf. Verruculosa.

De las semillas de la uva, otro subproducto, se puede producir un extracto (GSE por sus siglas en inglés), que también posee actividad antioxidante y antimicrobiana.

Por esta razón, científicos de Irán y España realizaron un estudio en donde evaluaron el efecto del GSE, incluido en la dieta sobre el rendimiento del crecimiento y los parámetros inmunes en alevines de trucha arcoíris, así como también su efecto en in vitro frente a Yersinia ruckeri.

Los peces se alimentaron con dietas que contenían GSE a 0 (control), 100 y 200 mg/kg durante 60 días y las distintas evaluaciones inmunes, estuvieron enfocadas en mucosas.

En cuanto al crecimiento, los resultados del trabajo mostraron que los parámetros de crecimiento mejoraron en ambos grupos de tratamiento, en comparación con el grupo de control.

Según los autores, el examen histológico de la piel de los peces mostró un mayor grosor de la epidermis, densidad de células caliciformes y densidad de volumen en los grupos GSE, en comparación con los valores del grupo de control. “Además, la altura de las vellosidades, densidad de células caliciformes y los linfocitos intraepiteliales aumentaron en el intestino de los peces en los peces alimentados con GSE, con respecto a los peces de control”.

Respecto de los parámetros inmunes, los investigadores encontraron que la dosis baja de inclusión de GSE (100 mg/kg) en la alimentación aumentó la expresión de algunos genes inmunológicos relevantes como el componente 3 del complemento (C3), lisozima (Lys), omDB-3, interferón gamma (IFN-γ), y factor de necrosis tumoral-α (TNF-α) en diferentes tejidos mucosos.

Sin embargo, los científicos explicaron que alimentar a los peces con una dosis alta de GSE (200 mg/kg), “mejoró principalmente la expresión de estos genes en la piel de los peces”.

Lo anterior también se vio reflejado en que el mucus de la piel de los peces alimentados con GSE mostró una actividad bactericida contra Y. ruckeri.

“Concluimos que el GSE, especialmente a 100 mg/kg, modula el rendimiento del crecimiento y la inmunidad de la mucosa de la trucha arcoíris”, manifestaron los expertos.

Lea el abstract del estudio titulado “Changes in rainbow trout (Oncorhynchus mykiss) growth and mucosal immune parameters after dietary administration of grape (Vitis vinifera) seed extract”, aquí.

Lea también: