Saltar al contenido principal

Fondos Altor y Bain Capital reafirman compromiso financiero con Nova Austral

Centro de cultivo de Nova Austral. Foto: Archivo Salmonexpert.
Centro de cultivo de Nova Austral. Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: Pese a la revocación de permisos a tres de sus centros, frente a lo cual la salmonicultora apeló, los controladores de la empresa esperan retomar flujos positivos de dinero en los próximos años.

Recientemente, Nova Austral dio a conocer su reporte financiero 2021. Allí, indica que a lo largo del año pasado, la Junta Directiva y la Gerencia “han continuado dedicando un tiempo y recursos significativos para apoyar a la compañía, al igual que en los últimos años. Continuamos totalmente comprometidos a guiar a la empresa en sus asuntos legales y regulatorios aún pendientes, y al mismo tiempo crear una mejor compañía para el futuro”.

Junto con la gerencia ejecutiva, el enfoque de Nova Austral ha sido administrar el flujo de efectivo, donde en el primer trimestre de 2022 fue de US$3,4 millones. Con las mejoras, “la empresa estará en una mejor posición para incrementar un flujo de efectivo positivo en los próximos años. También esperamos que el entorno político después de Covid-19 sea de apoyo para la industria en general y nuestro plan de desarrollo a largo plazo para la compañía”.

Lo anterior, pese a que en julio pasado la SMA resolvió todos los procesos iniciados en 2019 por presuntas infracciones de sobreproducción en los centros de cultivo de Nova Austral Aracena 10, Cockburn 14 y Cockburn 23, revocando las licencias en los tres, por lo cual la salmonicultora apeló en los Tribunales de Justicia Ambiental. 

Durante el primer trimestre del año en curso, los ingresos de Nova Austral cayeron 6% hasta los US$19 millones, en comparación a igual período del ejercicio anterior, y también disminuyó sus pérdidas de US$8,6 millones a US$0,5 millones, siendo su posición financiera aún compleja. 

Es que, junto con la mortalidad masiva en su piscicultura y condiciones difíciles en algunos de sus centros de cultivo, la empresa no pudo aprovechar la oportunidad de altos precios en su totalidad. Eso se debe en parte a que la cosecha de los sitios propios durante 2021 y los primeros meses de 2022 ha sido baja, así como los stocks existentes. 

“Otra razón es que Nova Austral tenía acuerdos con clientes clave que establecían precios no sujetos a modificación, lo que juega a favor cuando los precios de mercado están bajos, pero obviamente en contra cuando sucede lo contrario”, afirman desde la salmonicultora.

En materia de liquidez, durante 2021 los accionistas de Nova Austral acordaron un aumento de capital de hasta US$20 millones, materializándose así un primer desembolso de US$15 millones en diciembre pasado, enero y febrero de 2022 que permitieron a la compañía pagar en especie los intereses de los bonos, que ascendían aproximadamente a US$13 millones. 

“Como se comunicó, tanto Altor como Bain Capital siguen siendo accionistas comprometidos con el objetivo de apoyar a Nova Austral en esta situación y continuar generando valor a largo plazo reforzando la posición de la empresa en el mercado”.

Lea también: