Saltar al contenido principal

Gobierno plantea duplicar tamaño de naves acuícolas para considerarlas menores

Sala de máquinas de nave acuícola menor. Foto: Arasemar.
Sala de máquinas de nave acuícola menor. Foto: Arasemar.

Chile: El Ejecutivo presentó una indicación a su proyecto de ley, con el fin de considerar naves acuícolas menores aquellas cuyo Arqueo Bruto sea menor a 100 AB, para mejorar su habitabilidad.

En abril de este año, el Ejecutivo ingresó con carácter de suma urgencia un proyecto de ley con el fin de perfeccionar la normativa relativa a espacios de habitabilidad de las embarcaciones pesqueras artesanales y naves menores prestadoras de servicios a la acuicultura, ampliando la protección a estas últimas.

De este modo, el proyecto de ley dice que “se excluirán del volumen total de Arqueo Bruto aquellos espacios cerrados destinados única y exclusivamente a la habitabilidad y bienestar de la dotación, que se encuentren en la cubierta superior o inferior, no excediendo un máximo de 50 metros cúbicos y que den garantías de seguridad y navegabilidad”.

Sin embargo, ahora el Gobierno presentó dos indicaciones, por una parte, retrotrayendo la iniciativa sólo para la pesca artesanal, tras admitir que a los armadores los rige la Ley de Navegación y por otro, buscando modificar esta última normativa duplicando el tamaño de las naves para mejorar su habitabilidad de esa manera. 

Así las cosas, el nuevo documento expuesto por la Autoridad en la Comisión de Pesca y Acuicultura de la Cámara de Diputados, detalla: “Reemplácese el inciso cuarto del artículo 4° del Decreto ley N° 2.222, de 1978, que sustituye la Ley de Navegación, por: son naves mayores aquellas cuyo Arqueo Bruto es de 100 o más y naves menores todas aquellas cuyo Arqueo Bruto es menor a 100”.

Sobre esto último, desde Arasemar valoraron la medida, pero advirtieron que la forma de hacerlo, cambiando la Ley de Navegación, “está mal, pues como hemos expuesto, no es una ley lo requerido sino corregir una circular y perfeccionar el reglamento de arqueo. Simple, rápido y eficaz. Nada más. Es un despropósito desperdiciar tiempo y dineros fiscales sin necesidad”.

“La Ley de Navegación se instrumentaliza a través de 28 reglamentos al menos y cubre una variedad de tópicos altamente especializados que tomará años, sino décadas, revisar, consensuar y resolver. Los armadores y las personas que trabajan a bordo no pueden seguir esperando”, manifestaron desde Arasemar. 

Igualmente, desde la Asociación Regional de Armadores y Servicios Marítimos expresaron que “es discutible aumentar sólo al doble el tamaño de las naves: ¿por qué 2 y no 2,5 o hasta 4 veces? Hoy las faenas son distintas y más desafiantes, la salmonicultura se desarrolló posterior a la Ley de Navegación. La tecnología disponible y las necesidades de la industria son tan dinámicas que algunas naves podrían diseñarse diferente según sea necesario. Es un tema para reglamento, no para ley”.

Lea también: