Skip to main content

¿Impulsará el desafiante 2015 una reestructuración en las salmonicultoras chilenas?

Foto referencial, Archivo Salmonexpert.
Foto referencial, Archivo Salmonexpert.

Noruega: El año 2015 fue desastroso para los salmonicultores chilenos. Ahora, la pregunta es ¿podrán los tiempos difíciles provocar una reestructuración en la industria?

Esta fue la pregunta que realizó el analista de Rabobank, Gorjan Nikolik, en el reciente evento Salmon Showhow de la compañía Marel. “En Chile se deben tomar decisiones difíciles, principalmente para reducir los volúmenes de producción, pero con expectativas de mejoras en la rentabilidad para el 2016. Me pregunto si estas decisiones serán postergadas”, aseguró, según lo informado por Undercurrent News.

Definitivamente, existe un umbral de producción de salmón en Chile, que, cuando es cruzado, desencadena desafíos sanitarios y alzas en los costos de producción. Nikolik situó este umbral en alrededor de 650 mil toneladas métricas: en el 2015, la producción alcanzó 800 mil toneladas métricas.

En diciembre del 2015, Víctor Hugu Puchi, presidente de Aguachile, aseguró que el sector “comienza a fallar” cuando los productores de salmón exceden las 600 mil toneladas. Hizo un llamado a las autoridades a limitar la producción hasta 650 mil toneladas métricas, estableciendo un recorte del 30% frente a la producción del 2014, cuando alcanzó las 890 mil toneladas.

A raíz de estas declaraciones, varias compañías salmonicultoras chilenas, que prefirieron seguir en el anonimato, revelaron al medio Undercurrent News que los principales actores de la industria en Chile están animando al resto de la industria y al gobierno a respaldar un plan de “recortes” en los stocks. 

A contar del tercer trimestre del 2016 hay planes de contracción del volumen, afirmó Nikolik, agregando que en noviembre y diciembre del 2015, la siembra de smolts cayó en 13 millones, frente a la misma época del año anterior.

Durante el 2017, es probable que en Chile haya una “disminución significativa” en la producción de salmón Atlántico, en la medida que decaigan las siembras de smolts. Los datos existentes, estiman una siembra de 130 millones de smolts durante el 2017.

La estabilidad de la oferta durante el 2016, y el negativo crecimiento de ésta durante el 2017, debería impulsar un alza en los precios del salmón chileno en los próximos dos años.

Los costos, al menos, debiesen mantenerse estables, mientras que en el mercado, Rabobank no espera  que durante el 2016 se repita la sólida oferta de salmón de Canadá y Noruega en el mercado estadounidense registrada en el 2015.

“Brasil también parece estar recuperando el crecimiento gradualmente. El mercado chino esta siendo desarrollado por proveedores chilenos. La demanda global debiese ser mejor en el 2016”.

“Para mejorar aún más la situación biológica, Chile necesita hacer algunos cambios importantes”, afirmó Nikolik en su presentación. “Las licencias deben reducirse, deben regular más las densidades, junto con los parámetros biológicos (un sistema de semáforo, similar al de Noruega, por ejemplo, existe desde hace unos años)”.

“La distancia entre centros de cultivo debe ser regulada, sin embargo, aún con estas reglas, habrá un exceso de capacidad”, dijo.

“Chile ha contratado un economista para realizar un modelo basado en la producción actual y la propiedad de las licencias. Quieren reducir la capacidad de producción para evitar un ciclo de auge. Pero, las cosas tienen que llegar a ser muy malas en Chile para que la industria sea capaz de tomar decisiones difíciles”.

Los analistas favorecen la consolidación como una solución clave a los desafíos sanitarios en Chile, sobre todo basados en en éxito de las islas Faroe, donde una consolidación de 14 empresas a solo dos, fue seguido de grandes ganancias en productividad”.