Saltar al contenido principal
El centro Loddetå ubicado en el sur de Noruega es el primer centro de cultivo de salmón marino del mundo que funcionan en base suministro de electricidad en tierra. Foto: Bremnes Seashore.
El centro Loddetå ubicado en el sur de Noruega es el primer centro de cultivo de salmón marino del mundo que funcionan en base suministro de electricidad en tierra. Foto: Bremnes Seashore.

Noruega: El primer centro de cultivo de salmónidos en el mundo suministrado en su totalidad por energía eléctrica, fue inaugurada oficialmente en Noruega por la primer ministro del país, Erna Solberg.

El centro de cultivo piloto en Loddetå, en el municipio de Sveio, al sur de Bergen, es el resultado de la colaboración entre el productor de salmón Bremnes Seashore, el gigante de energía, robótica y automatización ABB, y la organización ambiental no gubernamental Bellona.

Varios acuicultores en Noruega ya han suministrado energía en tierra para las barcazas de alimentación, pero Bremnes es el primero en proporcionar energía en tierra directamente a las jaulas del centro de cultivo, para que las operaciones de trabajo en esta área se puedan realizar eléctricamente.

Entre otras cosas, Bremnes Seashore ha invertido en un catamarán de trabajo eléctrico que ahora está operativo en Loddetå.

"Increíblemente orgulloso"

"En Bremnes Seashore estamos increíblemente orgullosos de ser los primeros en el mundo con una instalación de cultivo de salmón totalmente eléctrica", dijo el gerente de desarrollo de la compañía, Simon Nesse Økland.

“Esto ha sido posible gracias a la buena cooperación con ABB, Bellona y otros socios. Teniendo energía proveniente desde una instalación eléctrica en tierra en nuestro centro de cultivo, es posible llevar a cabo todas las operaciones intensivas de energía con energía renovable”, agregó.

Los centros de cultivo acuícola totalmente eléctricos son buenas noticias para los empleados, el salmón, los vecinos y la comunidad".

Simon Nesse Økland de Bremnes Seashore.
Bremnes Seashore tiene 28 centros de cultivo en nueve municipalidades al sur de Noruega. Mapa: Bremnes Seashore.
Bremnes Seashore tiene 28 centros de cultivo en nueve municipalidades al sur de Noruega. Mapa: Bremnes Seashore.

Alto voltaje

Se tuvieron que resolver varios desafíos para proveer al centro de cultivo con energía desde la tierra. El equipo que impulsa las diversas operaciones debe soportar un clima desafiante y, a veces, duro que puede experimentarse en una instalación de cultivo de peces.

"Bremnes Seashore está liderando el camino para el resto de la industria, y esperamos que muchos otros también se muevan en esta dirección en los próximos años", dijo Lars Andersen, especialista en Ventas Acuícolas de ABB.

“ABB tiene una larga experiencia en electrificación, y en este proyecto ha sido un gran tema llevar a cabo el proceso exclusivamente con componentes estándar. Con la ayuda de alto voltaje, también es posible entregar más energía, incluso a centros que están lejos de la costa".

Erna Solberg, primer ministro de Noruega.
Erna Solberg, primer ministro de Noruega.

Modelo a seguir 

“Bellona, ​​ABB y Bremnes Seashore establecieron un modelo a seguir para el resto de la industria a través de la colaboración en Loddetå”, dijo la primer ministro de Noruega.

“Espero que esto sea solo el comienzo de un proceso de electrificación completo de la industria acuícola a lo largo de toda la costa”, agregó.

En tanto, el ministro de Medio Ambiente y Clima noruego, Sveinung Rotevatn, estableció que "la industria de cultivo de peces crea un enorme valor para Noruega, pero también tiene una huella y emisiones de gases de efecto invernadero”.

"Necesitamos más innovación para llevar a la industria acuícola al 'cambio verde', y es crucial que electrifiquemos lo que podamos", añadió.

Un estudio de factibilidad llevado a cabo como parte de un informe de 2018 por Bellona y ABB mostró que la electrificación completa de los centros de cultivo de peces en el mar noruego -incluidos los botes de servicios, sistemas de lavado de redes y otros equipos-, podría reducir las emisiones de CO₂, en 300 mil toneladas, equivalente a las emisiones de 150 mil autos a gasolina y diésel.

Lea también: