Skip to main content

Investigación determinó impactos en la industria salmonicultora luego de cambios regulatorios post virus ISA

Trabajadores en centro de cultivo. Foto: Loreto Appel, Salmonexpert.
Trabajadores en centro de cultivo. Foto: Loreto Appel, Salmonexpert.

Chile: Conocer el impacto de los cambios normativos sobre la industria salmonicultora luego de la crisis del virus ISA, desde la perspectiva socioeconómica, fue uno de los objetivos del proyecto FIPA 2015-42, liderado por el Dr. Jorge Dresdner, académico de la UdeC e investigador del Incar.

La crisis sanitaria generada por el virus ISA trajo consigo una serie de reformas normativas, inicialmente dictadas para enfrentar la contingencia y responder en forma rápida a la situación de crisis que existía en la industria producto de la epidemia. Pero posteriormente, fueron perfeccionadas e incorporadas en el principal marco regulatorio de la acuicultura: La Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA). Debido a la necesidad de evaluar desde un punto de vista socioeconómico, los efectos de las nuevas exigencias introducidas a la Ley, al sector salmonicultor, el Fondo de Investigación Pesquera y de Acuicultura (FIPA), el año 2015 licita el estudio FIPA 2015-42 “Evaluación socioeconómica del sector salmonicultor, en base a las nuevas exigencias de la Ley General de Pesca y Acuicultura”.

“Al FIPA le interesaba conocer el impacto que estos cambios normativos provocaron sobre la industria salmonicultora desde la perspectiva socioeconómica, principalmente porque las modificaciones normativas abarcaron una serie de distintos aspectos, desde el control sanitario y ambiental de las actividades de cultivo, el ordenamiento de las concesiones, la coordinación de los períodos de engorda, cosecha y descansos, la regulación de la importación de ovas, el control del transporte y almacenamiento de peces, entre otras y para los cuales no se conocía que impacto generaría en la industria”, explicó Jorge Dresdner Cid, jefe del proyecto FIPA e investigador del Departamento de Economía de la Universidad de Concepción (UdeC) y del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola (Incar).

A juicio del profesional, específicamente, al FIPA le interesa tres aspectos i) valorizar económicamente la cadena de valor del sector salmonicultor de las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes, ii) estimar el empleo directo e indirecto por género y etnia asociado a las actividades identificadas en el objetivo anterior, y iii) evaluar los efectos económicos y sociales que provocó la normativa sectorial establecida desde el año 2008 en los sectores productivos de procesamiento y comercialización.

“Para desarrollar el estudio se constituyó un equipo interdisciplinario de investigadores, integrando a economistas, sociólogos, biólogos marinos e ingenieros, bajo el alero del Departamento de Economía y del Incar de la UdeC, además de investigadores independientes. El equipo fue liderado por mí, investigador principal de la línea de sustentabilidad socioeconómica del Incar e incorporó a los investigadores Dr. Carlos Chávez, Dr. César Salazar, Dra. Alejandra Lafon, Msc. Manuel Estay, Msc. Nuria González, Msc. Oscar Santis, Msc. Carol Luengo, Msc. Felipe Quezada y Msc. Yanina Figueroa”, comentó el investigador.

Dr. Jorge Dresdner, jefe del proyecto FIPA. Foto: Incar.
Dr. Jorge Dresdner, jefe del proyecto FIPA. Foto: Incar.

Resultados

De acuerdo con lo manifestado por el Dr. Dresdner, la investigación proporcionó una serie de resultados que estaban centrados en describir la salud financiera de las empresas, los niveles y características del empleo, concentración de la industria además de la evaluación del impacto que los cambios normativos generaron sobre la industria.

“En este sentido, la investigación se diseñó y valoró un conjunto de indicadores de desempeño productivo y financiero del sector salmonicultor y se obtuvieron una serie de resultados por objetivos. Al valorizar económicamente la cadena de valor del sector salmonicultor de las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes, se encontró, a pesar de las limitaciones impuestas por la escasa disponibilidad de información financiera, un aumento del riesgo financiero en el sector en los últimos años, que estaría influenciada en algunos años por un efecto precio transmitidos desde los mercados internacionales, además de la disminución de los niveles de actividad del sector más reciente (2017) y que parecieron estar relacionado con la caída en los volúmenes de ventas”, expresó.

Los resultados de la investigación sugirieron la existencia de interdependencia regional en los eslabones de producción y procesamiento. Casi la totalidad de la producción de los centros de cultivos localizados en Aysén y Magallanes se procesa en la Región de Los Lagos. “Adicionalmente, los datos sugirieron una concentración de las actividades de servicios en las regiones de Los Lagos y Biobio. Estas relaciones de interdependencia regional y concentración espacial de servicios, toman real importancia debido a que tienen implicancias en los procesos de decisión estratégica de localización e inversiones”, argumentó.

Se extrae de la investigación que la caída en la producción de salmón Atlántico observada durante la crisis del virus ISA se atenuó en parte por un aumento en la producción de trucha arcoíris. Esta reorientación en la producción permitió amortiguar el efecto de la crisis sobre el desempeño global de la industria. Asimismo, empresas salmonicultoras con operación en actividades de pesca extractiva u otras actividades, presentaron una mejor situación financiera que las especializadas en producción de salmónidos. Lo anterior destaca el rol que juega la diversificación productiva y financiera en la atenuación de los potenciales efectos de eventos no anticipados que afectan al sector.

“Por otra parte, el valor de las concesiones acuícolas juega un rol importante dentro de los estados financieros de las empresas, ya que el valor de las concesiones tiene una participación no despreciable en los activos no corrientes del sector aún que, producto del mecanismo de valorización de éstas basado en el costo histórico, este valor no ha sufrido mayores cambios en el periodo de estudio. Un cambio en el método de valorización basado en precios de mercado haría que el valor de las concesiones se encuentre sujeto a las condiciones del entorno, con importantes implicancias para el riesgo y manejo financiero del sector”, expresó el investigador.

Empleo

Por su parte, Yanina Figueroa, investigadora que participó en este estudio explicó que en cuanto a estimar el empleo directo e indirecto por género y etnia asociado a las actividades identificadas en el objetivo anterior, se observó que el nivel de empleo directo total en el sector salmonicultor en las tres regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes se estima en alrededor de 30 mil puestos de trabajo en el año 2014.

“La Región de Los Lagos es la que presenta la mayor cantidad de empleo, ya sea en centros de cultivo como en plantas de proceso. Respecto a la participación femenina sobre el empleo total, se observó claramente una mayor participación sobre el empleo en planta de proceso en comparación a empleo en centros de cultivo, alcanzando una relación cercana a uno entre hombres y mujeres”, señaló.

Según Figueroa, usando una aproximación regional, las estimaciones mostraron que cerca del 9% de las personas empleadas en el sector salmonicultor parecen pertenecer a uno de los grupos étnicos de Chile. “Finalmente, de acuerdo con las estimaciones, la tasa de empleo indirecto - directo estimado para el año 2014 en las regiones en estudio asciende a 0,48. Esto significa que por cada dos empleos directos que genera el sector, al mismo tiempo se genera aproximadamente un empleo indirecto. En términos absolutos esto significa que en el año 2014 la industria generó aproximadamente 14.500 empleos indirectos”, explicó la profesional.

Por otra parte, además de estimar y caracterizar el empleo asociado a la industria salmonicultora, se observó que el empleo ha ido evolucionando a través del tiempo, identificando principalmente tres subperíodos, posterior al año 2000. “Primero un período de tendencia creciente hasta el año 2007. Luego una fuerte caída en el empleo producto de los efectos de la crisis del ISA sobre el ámbito productivo. Posterior al periodo de crisis del ISA e introducción de medidas regulatorias, la industria parece haber completado un ciclo de recuperación y se ha tendido a expandir. Esta recuperación, sin embargo, fue acompañada con un fuerte aumento en los rendimientos en el sector y en la productividad de la mano de obra, posiblemente asociados a cambios tecnológicos. Esto significa que a niveles de producción comparables a los de pre-crisis la industria requerirá actualmente menos smolts y demandará menos empleo”, puntualizó la investigadora.

Planta de proceso. Foto: Loreto Appel, Salmonexpert.
Planta de proceso. Foto: Loreto Appel, Salmonexpert.

Efectos económicos

En tanto lo relacionado con evaluar los efectos económicos y sociales que provocó la normativa sectorial establecida desde el año 2008 en los sectores productivos de procesamiento y comercialización, los resultados de la evaluación de impacto mostraron que las nuevas regulaciones tuvieron un efecto negativo sobre la eficiencia técnica de los centros tratados durante el periodo post crisis. “Este resultado debe, ser interpretado con cautela debido a las limitaciones metodológicas generadas por el reducido tamaño del grupo de control disponible para el análisis. La evaluación realizada muestra evidencia de que las regulaciones han impactado las operaciones de los centros, reduciendo el número de centros activos y la probabilidad de que un centro esté operando. A pesar de los efectos negativos evidenciados sobre el empleo en el período post ISA, los resultados de la evaluación realizada no son nítidos sobre si la reducción del empleo agregado es efecto de las regulaciones o del cambio tecnológico que se produjo en el período en la industria”, indicó Figueroa.

La investigación mostró que la concentración en la industria en el eslabón productivo, disminuye a partir de los años 2007-2008 y se estabiliza a partir del año 2009, resultado que se observa en general en todos los índices calculados. “El índice Herfindhal - Hirschman indica que es una industria poco concentrada en todo el periodo de análisis. Aunque al inicio del periodo de análisis la industria es desigual (poco equitativa), esta desigualdad disminuye a través del tiempo. Tomados en su conjunto, los resultados de indicadores de concentración y de desigualdad y los resultados de las entrevistas a informantes calificados indican que post-crisis la industria se re-estructuró con un número menor de empresas, pero con participaciones menos desiguales en la producción. Las empresas más pequeñas habrían tendido a ser absorbidas para las mayores, pero el nivel de compras fue menor a lo inicialmente esperado por distintos observadores”, recalcó la profesional.

Beneficios para el sector

A juicio del investigador de la UdeC e Incar, uno de los beneficios de esta investigación fue proporcionar claridad sobre los impactos que los nuevos cambios normativos generaron en el sector, que era información que se desconocía al momento de realizar la investigación.

“Estos resultados tenían relevancia debido a que se observaba una demanda por parte de distintos actores para revisar el actual sistema normativo, buscando simplificarlo y hacerlo más conducente a una gestión eficiente y que preserve el patrimonio sanitario y ambiental del sector. En este sentido, este estudio reveló la necesidad de adaptarse a un modelo productivo distinto, reducir los costos y desarrollar la eficiencia en la gestión, factores que contribuyeron a los cambios observados en la industria, en concomitancia y/o independientes de los cambios normativos impulsados por el Estado chileno”, argumentó.

Yanina Figueroa recalcó que otro de los beneficios que proporciona el estudio es la identificación de brechas y lineamientos para la correcta evaluación del sector.

“Por una parte, es evidente la falta de información sobre costos de producción de la industria salmonicultora. No existen fuentes de información públicas y continuas de costos de producción, como existen, por ejemplo, en Noruega. Esto dificulta el análisis de la sustentabilidad económica de la industria. Por lo cual se sugiere desarrollar una iniciativa que permita resolver esta limitación en las fuentes de información disponibles para el seguimiento de la industria salmonicultora. Igualmente, se evidencio la necesidad implementar un sistema de monitoreo y control adecuado, incluir indicadores de carácter productivo, de mercado, y financieros. Esto permitirá no sólo identificar problemas productivos y sanitarios a lo largo de la cadena, sino también evaluar el estado de salud económico y financiero de la industria y detectar potenciales problemas futuros en la marcha del sector”, puntualizó la profesional.

Aplicación

Según lo manifestado por el Dr. Dresdner, los resultados de la investigación quedan a disposición de las autoridades y los actores del sector en general para que sean aplicados de acuerdo con sus criterios e intereses.

“La evaluación es un ejército fundamental que todo gobierno debe realizar para el desarrollo eficaz y eficiente de las normativas existentes, debido a que los cambios normativos impactarán fuertemente a los actores que interactúan a la actividad que se está regulando, en especial a la industria salmonicultora que es una industria generadora de empleos y de gran importancia económica en las regiones del sur del país. La utilidad de la evaluación debe estar en línea con las lecciones aprendidas, que deben servir para establecer los retos y prioridades de los futuros marcos normativos. En este sentido los resultados del proyecto buscan contribuir con información relevante a los tomadores de decisiones de manera de realizar mejoras continuas a la normativa y que se ajusten a la realidad del sector. Además, realizar este tipo de evaluaciones contribuye al aprendizaje institucional, mejora las capacidades de planificación, ejecución y valoración de las medidas que se ponen en marcha”, destacó el investigador.