Saltar al contenido principal

La biorremediación podría controlar y eliminar metales en la salmonicultura

Análisis de ultraestructura celular de la bacteria Pantoea agglomerans marina mediante Microscopia de Transmisión Electronica. Imagen: Paulina Pradel.
Análisis de ultraestructura celular de la bacteria Pantoea agglomerans marina mediante Microscopia de Transmisión Electronica. Imagen: Paulina Pradel.

Chile: Una investigadora de la Universidad de Los Lagos logró aislar bacterias marinas del Canal de Tenglo, que tienen la capacidad de bioacumular o biotransformar metales pesados como cromo y cobre.

Los metales pesados son especialmente preocupantes en los ecosistemas acuáticos debido a su alta toxicidad a bajas concentraciones y a su capacidad de acumularse en los tejidos, causando daños tanto a la flora como a la fauna. Por lo mismo, son considerados como una de las principales causas de contaminación acuática.

El efecto de los metales sobre la actividad acuícola impacta tanto en la economía como en la salud de diversos organismos acuáticos.

Sin embargo, expertos de la Universidad de Los Lagos (ULagos) durante varios años han estado trabajando con microorganismos que bioacumulan o biotransforman estos productos tóxicos en una forma mas inocua para el medio ambiente acuático mediante un proceso llamado “biorremediación”.

Principalmente, han aislado bacterias marinas biorremediadoras de cromo y cobre las cuales fueron obtenidas a partir de muestras tomadas desde los sedimentos de la costa del Canal de Tenglo (Puerto Montt), y  para su aislamiento utilizaron medios de cultivos selectivos para microorganismos metal-resistentes.

“Desde el punto de vista de investigación básica mediante analísis genómicos, hemos logrado ahondar en los mecanismos moleculares de algunos de estos microorganismos, por los cuales serían capaces de tolerar e incorporar hasta el 12% de cobre en condiciones de laboratorio. Con ello, hemos logrando generar algunos artículos científicos relacionados con el tema”, señala Paulina Pradel, magíster en Recursos Naturales e investigadora del Laboratorio de Microbiología Ambiental y Extremófilos de la ULagos.

Paulina Pradel, investigadora del Laboratorio de Microbiología Ambiental y Extremófilos de la ULagos. Foto: Paulina Pradel.
Paulina Pradel, investigadora del Laboratorio de Microbiología Ambiental y Extremófilos de la ULagos. Foto: Paulina Pradel.

Según explica la experta, el uso de esta tecnología regional se caracteriza por ser sostenible y amigable con el medio ambiente y por lo mismo, están enfocados en poder aplicarla a la salmonicultura y los servicios asociados ella, y en otras aplicaciones como podría ser en la agricultura.

Para ello, tiene la idea de desarrollar un dispositivo que encapsule los microorganismos y que permita la captura de los metales en suspensión desde la columna de agua y/o Riles para “secuestrarlos”.

“El beneficio ambiental de este desarrollo científico-tecnológico regional vislumbra la  proyección de ser utilizado como medida de abatimiento, control y remoción (continua) de los metales pesados en estudio, preferentemente desde industrias que coexistan con ambientes acuáticos como es el caso de la acuicultura y/o en otro tipo de industrias que en sus actividades operacionales precisen de depuración”, concluye Pradel.

Aislamiento de microorganismos ambientales cromo resistentes. Se puede evidenciar el crecimiento uniforme de bacterias ambientales con capacidad de tolerar/acumular metales. Foto: Paulina Pradel.
Aislamiento de microorganismos ambientales cromo resistentes. Se puede evidenciar el crecimiento uniforme de bacterias ambientales con capacidad de tolerar/acumular metales. Foto: Paulina Pradel.
Aislamiento de microorganismos ambientales cobre resistentes. Se puede evidenciar el crecimiento uniforme de bacterias ambientales con capacidad de tolerar/acumular metales. Foto: Paulina Pradel.
Aislamiento de microorganismos ambientales cobre resistentes. Se puede evidenciar el crecimiento uniforme de bacterias ambientales con capacidad de tolerar/acumular metales. Foto: Paulina Pradel.
Lea también: