Saltar al contenido principal

Las directrices para la gestión ambiental en centros acuícolas de alta energía

La presentación que realizará Carlos Carroza se enmarca en el trabajo que desarrolla Fraunhofer durante el programa de acuicultura oceánica liderado por Ecosea Farming. Imagen: Fraunhofer.
La presentación que realizará Carlos Carroza se enmarca en el trabajo que desarrolla Fraunhofer durante el programa de acuicultura oceánica liderado por Ecosea Farming. Imagen: Fraunhofer.

Chile: Carlos Carroza, investigador de Fraunhofer, afirma que se deberá avanzar en generar una zonificación del Mar Territorial para identificar los diferentes actores que están interesados en operar en áreas expuestas. 

Durante las jornadas del 14, 15 y 16 de octubre, se dictará desde Chile el “Taller Internacional de Acuicultura en Zonas de Alta Energía”, enfocado en dar a conocer los más recientes avances asociados a este concepto.

La instancia es organizada por el PEM Salmón Sustentable, el Programa InnovaOceanica y el Programa para el desarrollo Tecnológico de la Acuicultura Oceánica Chile 2024, cuenta con el apoyo de Corfo y con Salmonexpert como media partner.

En conversación con Salmonexpert, Carlos Carroza, investigador de la Fundación Fraunhofer Chile Research, entregó algunos avances sobre la presentación acerca de la incorporación de herramientas e indicadores para la gestión ambiental en centros de alta energía, que dictará durante el tercer día del taller.

¿Cuáles son y cómo enfrentar los principales desafíos ligados a parámetros ambientales en el desarrollo de la acuicultura en zonas expuestas?

Se debe hacer una diferenciación entre qué tipo de centro de alta energía estamos hablando, ya que los desafíos que enfrentan se encuentran en directa relación con el lugar donde se realizará la futura acuicultura en zonas expuestas.

Por un lado tenemos  zonas de producción en áreas oceánicas, las cuales se desarrollarán alejadas de la costa, más allá de las 5 millas marinas, con gran profundidad, fuertes corrientes y vientos. Estas condiciones que aún son poco conocidas convierten en un gran desafío el definir qué parámetros ambientales medir.

En una primera instancia, cuando estemos iniciando la operación en estos sitios, se prevé necesario monitorear los actuales parámetros considerados actualmente en la regulación nacional tanto para CPS como para INFA´s, pero a su vez, debemos sumar nuevos indicadores propios de las tecnologías en desarrollo y su operación, como son:

  • La cantidad de residuos orgánicos capturados (que se sustenta por el proyecto 10 del actual programa, que espera generar una tecnología de captura de residuos para centros oceánicos).
  • Tiempo en que se encuentran sumergidas las balsas jaulas.
  • Emisión de gases de efecto invernadero, altura y periodo ola y velocidad de corriente.
  • Registro de observación de mamíferos marinos (se estima que estas mediciones pasarán a ser mediciones rutinarias en un centro oceánico).

Sistemas acuícolas en Zonas de Alta Energía alguna frente a salmonicultura tradicional

Para Carroza, desde el punto de vista ambiental, las investigaciones que se han efectuado en el último tiempo señalan que el impacto sobre el fondo marino tiende a ser menos severo, ya que los residuos orgánicos se dispersan en una mayor área, permitiendo una mejor degradación por el medio ambiente.

“Esperamos que la acuicultura en zonas de alta energía, produzca una nueva relación no solo con el medio ambiente, sino con las comunidades locales, tanto al reducir los daños ambientales que los afectan, como reduciendo la presión sobre zonas costeras para que otras actividades se puedan desarrollar”, dice el investigador. 

En línea con lo anterior, esperamos evaluar durante el desarrollo del actual programa, la eficacia de considerar una nueva técnica para estimar posibles alteraciones en el medio ambiente a través de los cambios en la microbiota del entorno del centro de cultivo. Para ello, utilizaremos técnicas de metagénomica que realizarán una comparación de cómo los microorganismos del sedimento y columna de agua, pueden modificar su composición tanto en cantidad de microorganismos como en el tipo de comunidades que surgen.

Para abordar este desafío, durante la siguiente etapa del programa también evaluaremos el comportamiento ambiental del centro piloto de acuicultura oceánica con una amplia gama de indicadores ambientales.

Un segundo tipo de centros que operarán en zonas expuestas, son los centros ubicados en lugares de altas energías pero que operarán cerca de la costa y adyacentes a los actuales centros tradicionales de producción.

Para ellos, su principal desafío es  evaluar como la gran dispersión de sus emisiones, puede generar mayor presión sobre ecosistemas que actualmente ya se encuentran bajo presión, y sobre centros contiguos, es decir la interacción entre estos centros de alta energía con centros tradicionales.

La herramienta Inteligencia Ambiental 2020 levantada por el SMA se encuentra en línea a como esperamos que en un futuro se realice la fiscalización en centros oceánicos”. 

Carlos Carroza, Fraunhofer.

Legislación

Consultado sobre el proceso de elaboración de un aparato legislativo para acuicultura en zonas expuestas, Carroza estima que se deberá avanzar en generar una zonificación del Mar Territorial para identificar los diferentes actores que están interesados en este sector.

“Para ello hemos desarrollado un primer mapa de posibles áreas para el ejercicio de la acuicultura en zonas expuestas, tomando a distintos actores que se encuentran solicitando espacio marítimo”, explica, además de hacer hincapié en la necesaria incorporación de diferentes actores en una posible propuesta normativa.

De acuerdo con el representante de Frauhofer, el taller que se dictará la próxima semana, pone en marcha un proceso en que esperan canalizar las diferentes inquietudes y opiniones que surgirán producto de esta nueva forma de operar que se desarrollará en un futuro.

Presione aquí para inscribirse en “Taller Internacional de Acuicultura en Zonas de Alta Energía”.

Lea también: