Saltar al contenido principal

Escocia: El cultivo del salmón incorporando macroalgas y erizos de mar podría reducir la liberación de nitrógeno al ambiente en 45%.

Una forma de incrementar la sustentabilidad de la piscicultura intensiva es mediante la incorporación de otras especies en el sistema de cultivo, que puedan filtrar y reciclar los desechos de los peces.

Las macroalgas, de hecho, pueden usar el nitrógeno de las excreciones de los peces para crecer. Sin embargo, grandes cultivos son necesario para tratar los niveles de desechos producidos en los centros de cultivo comerciales. En este sentido, científicos y productores están desarrollando sistemas en donde combinan varias especies diferentes para crear un mejor balance entre la producción de desechos y la asimilación. Estos sistemas son denominados acuicultura integrada multitrófica (IMTA).

Un grupo de científicos creó recientemente una herramienta para modelar el diseño de un sistema IMTA eficiente para cualquier centro basado en las especies propuestas, utilizando datos de centros de cultivo escoceses para simular el sistema de cultivo de salmón combinado con modelos de crecimiento del salmón Atlántico, erizo de mar (Paracentrotus lividus) y la macroalga “lechuga de mar” (Ulva lactuca).

El sistema hipotético estuvo compuesto de nueve jaulas de salmón, capaces de producir mil toneladas de salmón, y que requieren 65 toneladas de nitrógeno (en la forma de alimento para peces) cada 18 meses.

Los investigadores establecieron los parámetros para las otras dos especies basados en una revisión de la literatura científica. El modelo simula el crecimiento y la producción de nutrientes dentro del sistema, calculando cuánta biomasa es producida y la eficiencia de remoción de los nutrientes.

El sistema modelo podría producir 342 toneladas de macroalgas y 20 toneladas de erizo de mar cada 18 meses, además de las mil toneladas de salmón. El modelo predice que, de las 40 toneladas de nitrógeno excretado por los peces, sólo 22 toneladas entran al ambiente debido a la recuperación por las macroalgas y los erizos de mar. Las macroalgas representan dos tercios de la asimilación.

Según los científicos, la lechuga de mar tiene un gran potencial para consumir y degradas los contaminantes en los ambientes acuícolas, lo cual podría mejorar mediante el establecimiento de sistemas IMTA.

Para mayor información, revise el estudio (sólo disponible en inglés).