Saltar al contenido principal

Plantean cuatro hipótesis sobre destino de salmones escapados desde centro Mowi Chile

Cerca de un 1/3 (217.246 ejemplares) del escape del centro Punta Redonda se capturó entre julio y septiembre 2018. Foto: Mowi Chile.
Cerca de un 1/3 (217.246 ejemplares) del escape del centro Punta Redonda se capturó entre julio y septiembre 2018. Foto: Mowi Chile.

Chile: Un informe de Núcleo Milenio Invasal da a conocer, entre otras cosas, que cerca de un 1/3 (217.246 peces) de la fuga masiva producida en el sitio de cultivo Punta Redonda se capturó entre julio y septiembre 2018.

Tras el escape de 690.000 salmones Atlántico el año 2018 desde el centro Punta Redonda, la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) sancionó con $5.300 millones a Mowi Chile, decisión a la cual recientemente la empresa interpuso un recurso de reclamación ante el Tercer Tribunal Ambiental.

En este contexto, el Núcleo Milenio de Salmónidos Invasores (Invasal) publicó un “Informe Experto Final” elaborado por un equipo multidisciplinario de investigadores del centro que agrupa a científicos de las universidades: de Concepción, de Antofagasta, de Los Lagos y de Valparaíso.

En 106 páginas, el reporte detalla en base a diversos estudios, los fundamentos de lo ocurrido con los peces escapados y recapturados. Además, el informe contó con la participación de la Dra. Doris Soto del Centro Incar, y de Jorge Mancilla y Álvaro Pérez por parte de Mowi Chile, como contraparte técnica.

Recaptura

La evidencia combinada desde recapturas para la salmonicultora, declaraciones juradas y encuestas para estimar pesca informal, la evidencia desde la pesca de investigación y un modelo de remoción de salmones estimado, sugiere que cerca de un 1/3 (217.246 ejemplares) del escape del centro Punta Redonda se capturó entre julio y septiembre 2018.

En cuanto a los 2/3 restantes, el informe plantea que hay evidencia suficiente para afirmar que estos salmones no permanecieron dentro del Seno Reloncaví, Estuario Reloncaví o sector de Hualaihué en Chiloé continental. Sin embargo, no fue posible determinar qué ocurrió con estos peces, por lo que se plantean cuatro hipótesis donde la de una subestimación de la pesca y comercio informal, fue considerada como la más plausible (ver cuadro).

Durante la pesca de investigación (noviembre 2018 - octubre 2019) organizada por los científicos, se capturaron un total de 82 ejemplares de cinco especies de salmónidos: salmón coho (48), trucha arcoíris (20), salmón Atlántico (8), salmón Chinook (3) y trucha café anádroma (3).

El análisis genético reveló que 4 de 8 salmones Atlánticos capturados tuvieron su origen en centro Punta Redonda. “Los cuatro individuos fueron capturados en sectores Isla Tenglo, leptepu/ Hualaihué; este ultimo sector se encuentra en la Zona B distante del escape, lo que sugiere que estos salmones Atlántico se desplazaron hasta 100 km desde el centro Punta Redonda y permanecieron hasta 10 meses en el medio acuático”, se señala en las conclusiones del documento.

Dieta

Sobre la interrogante de si los salmones escapados pudieron alimentarse, el informe indica que durante el período de recaptura de Mowi, el 100% de los estómagos analizados estaban vacíos, pero que durante el monitoreo posterior, se encontró que 2 de 8 salmones Atlánticos contenían peces pelágicos pequeños, los otros 6 no tenían contenido estomacal. Este hecho ya se había planteado en reportes anteriores.

Luego, junto con el análisis estomacal, el análisis de isótopos estables mostraron que algunos salmónidos parecían depender de desechos de pellet como fuente de alimento, mientras que otros tenían valores isotópicos estables y contenidos estomacales indicativos del consumo de peces e invertebrados nativos.

“Estos cambios no se asociaron claramente con el tamaño individual, o en el caso de los salmones Atlánticos del centro Punta Redonda, con el tiempo transcurrido desde el escape”, esclarece el reporte.

Otro ítem del documento explica que según estimaciones, seis poblaciones de Lobo Marino Común estudiadas en la zona contribuyeron a la remoción de 33.389 salmones durante julio 2018.

¿Qué ocurrió con peces escapados no recapturados?

El informa plantea cuatro hipótesis que no son mutuamente excluyentes:

  1. Una subestimación de la pesca y comercio informal
  2. Consumo por parte de lobos marinos
  3. Mortalidad natural
  4. Migración fuera del Seno Reloncaví hacia Chiloé continental e insular o reproductiva hacia aguas continentales

Impactos socioecológicos

Luego, el último punto analizado por el estudio científico tuvo relación con investigar los impactos socioecológicos del escape mediante representaciones sociales basado en un barrido de datos secundarios, prensa y una serie de entrevistas cualitativas con actores del territorio, incluyendo pescadores y pescadoras artesanales, representantes de ONGs ambientales y la industria salmonicultora.

Por ejemplo, mientras que desde las ONGs “emerge la percepción de una industria carente de diálogo con las comunidades y sin planes de acción específicos ante su impacto en el medio ambiente”, los pescadores manifiestan una percepción negativa respecto de los escapes de salmón Atlántico debido al potencial depredador de las especies nativas y por su impacto en la biodiversidad del lugar. Pero, por otra parte, son representados como una oportunidad económica temporal para los pescadores y habitantes del Seno de Reloncaví”.

Frente a esto, en el informe se propone “el mejoramiento de los dispositivos de seguridad en los centros de cultivo, la gestión coordinada con las comunidades en el proceso de instalación de las mismas y el aumento en el número de embarcaciones en los procesos de recaptura mediante el contacto directo con embarcaciones de la pesca artesanal”.

Revise el Resumen Ejecutivo Evaluación y Seguimiento de 8 páginas aquí o el Informe Experto Final de 106 páginas aquí.

Lea también:
Lea también: