Saltar al contenido principal
Torres del Paine. Foto: Pixabay.
Torres del Paine. Foto: Pixabay.

Chile: La comunidad ha mostrado desconfianza frente a la aprobación del vertimiento de lodos de una piscicultura de Salmones Magallanes en el Rancho Lourdes, a 15 km de la zona turística de Torres del Paine, afirmando que el traslado de estos depósitos podría causar impactos negativos en la zona. Mientras que desde el Gobierno y la empresa, aseguran que la iniciativa cumple con todos los estándares de la regulación y sólo se trata de abono orgánico.

El 15 de junio de este año, La Comisión de Evaluación Ambiental determinó la viabilidad del proyecto de reutilización de lodos de una piscicultura que se instalará en el río Hollemberg, a 15 kilómetros del Parque Nacional Torres del Paine, el cual fue aprobado por unanimidad. La concreción de la iniciativa, cuya inversión total asciende a un millón de dólares, será ejecutada por la empresa Acuimag, propiedad de Salmones Magallanes, y consiste en "el mejoramiento de suelos en base a la aplicación de abono orgánico correspondiente a la piscicultura del río Hollemberg".

Según informó El Mercurio, desde la firma informaron que "el lodo está compuesto por agua, fecas y alimentos no consumidos provenientes de la instalación y que se utilizarán 216 hectáreas del predio Rancho Lourdes para disponer los lodos. Además, se excluyeron como zonas de depósito las zonas de vegas, con madrigueras y hallazgos arqueológicos".

Lea también: "Aprueban uso de lodos de piscicultura en Torres del Paine"

En tanto, la alcaldesa de la comuna Torres del Paine, comunicó que, "soy muy respetuosa de las recomendaciones técnicas que se han dado en este caso, pero obviamente este es un tema preocupante, porque habrá un traslado de estos lodos por una ruta donde en época alta circulan muchísimos turistas. Parte de los ganaderos de la comuna también están preocupados al no saber qué consecuencias puede traer, y además está cerca de los límites del Parque Nacional".

Frente a esta situación, Óscar Garay, gerente de farming de Acuimag -una de las cuatro empresas salmoneras que operan en Magallanes aseveró que el proyecto está "lejos de ser contaminante y que, por el contrario, busca generar un efecto positivo. Tenemos una piscina de recirculación, y en vez de botarlo en un vertedero autorizado en Punta Arenas, decidimos reutilizarlo como abono. Nosotros consideramos que esto no es basura, es un insumo. La idea surgió porque el empresario agrícola de la zona José Kusanovic -quien gestiona el rancho y busca mejorar la calidad de su suelo con los lodos de la salmonicultora- está desarrollando agricultura orgánica y holística en la zona, y se mostró interesado en probar con esto. En países como Dinamarca, es una práctica habitual desde hace más de 30 años, utilizan los lodos provenientes de las pisciculturas de truchas y anguilas como abono orgánico, y ya es un negocio secundario".

Lea la noticia original de El Mercurio