Saltar al contenido principal
Rolando Ibarra, Senior Fellow on Aquaculture Sustainability del MBA, evalúa el primer año de trabajo de la iniciativa como “muy positiva”. Foto: Salmonexpert.
Rolando Ibarra, Senior Fellow on Aquaculture Sustainability del MBA, evalúa el primer año de trabajo de la iniciativa como “muy positiva”. Foto: Salmonexpert.

Chile: Además, el primer reporte del Chilean Salmon Antibiotics Reduction Program da a conocer que  la salmonicultura chilena disminuyó en un 28% su uso de antibióticos para el período 2017-2019. 

El primer reporte del Chilean Salmon Antibiotics Reduction Program (CSARP), una iniciativa entre el Monterey Bay Aquarium (MBA) y la industria del salmón de Chile para reducir el uso de antibióticos en un 50% para 2025, contiene los datos de ciclos cerrados 2017-2019 donde se incorporó el 97% de la biomasa producida en nuestro país.

A modo general destaca la información sobre el uso de antibióticos, donde se evidencia que la salmonicultura chilena disminuyó el consumo de antimicrobianos de 412 en 2017, a 293 gramos de principio activo/tonelada cosechada el 2019, representando una reducción del 28%.

Brechas y recomendaciones

En el documento se indica que a pesar de que los antibióticos se utilizan ampliamente en la producción animal con fines terapéuticos, en algunas producciones no se comprende bien el impacto sobre el medio ambiente y la salud pública, algo que es mucho más evidente en la salmonicultura.

Por lo mismo, el informe presenta dos tablas donde se listan las brechas (gaps) de conocimiento que deben ser abordadas para implementar medidas adicionales que ayuden a reducir de manera efectiva el uso e impacto de los antibióticos.

Para reducir el uso se plantean 11 brechas de investigación a nivel de población, industria, barrio y centro; y para reducir el impacto se muestran 10 gaps en categorías de industria, barrio y centro.

Brechas (gaps) de conocimiento que deben ser abordadas para reducir el uso de antibióticos (click para ampliar imagen). Fuente: Reporte CSARP.
Brechas (gaps) de conocimiento que deben ser abordadas para reducir el uso de antibióticos (click para ampliar imagen). Fuente: Reporte CSARP.

Luego, en cuanto a las recomendaciones del comité asesor técnico del MBA para que el salmón chileno pueda lograr la recomendación “Buena alternativa” del Seafood Watch Program, se destacan nueve a modo general.

Las principales recomendaciones incluyen: aumentar las distancias entre centros, implementar una estrategia de vacunación adecuada, diagnóstico y tratamiento precoces, disminuir la exposición de los peces a patógenos al acortar la duración de los ciclos de producción en el mar, controlar de manera más efectiva las infecciones por piojos de mar, priorizar los antibióticos inyectables sobre los orales, controlar la dosis y duración del tratamiento, mejorar la calidad de smolt y reducir las condiciones de estrés en los peces.

2020

Consultado por Salmonexpert, Rolando Ibarra, Senior Fellow on Aquaculture Sustainability del MBA, evalúa el primer año de trabajo de la iniciativa como “muy positiva”.

“Hemos recibido felicitaciones en Chile y el extranjero respecto al compromiso que ha tomado la Industria en su conjunto. El programa reúne a 17 empresas de la Industria del salmón, lo que representa un gran ejemplo en la acuicultura mundial. Inclusive, estamos trabajando un modelo similar para enfrentar los desafíos del uso de antimicrobianos en la acuicultura de la región Asia/Pacifico”, sostiene el experto.

Recomendaciones del comité asesor técnico del MBA a nivel de centro de cultivo (click para ampliar imagen). Fuente: Reporte CSARP.
Recomendaciones del comité asesor técnico del MBA a nivel de centro de cultivo (click para ampliar imagen). Fuente: Reporte CSARP.

En cuanto a la meta, Ibarra plantea que es ambiciosa pero posible y que cree que el esfuerzo colaborativo, entre las empresas salmonicultoras, la ciencia, los proveedores y las entidades públicas “serán fundamentales para llegar al 2025 con los resultados esperados”.

Para el 2020, segundo año de CSARP, a pesar de las dificultades y consecuencias del covid-19, el especialista señala que el programa sigue avanzando manteniendo la agenda y objetivos, incluso el octubre realizaron la segunda reunión anual del comité técnico que analizará los resultados y dará recomendaciones para la mejora continua del programa.

Asimismo, a finales de año comenzarán el proceso de recolección de datos de 2020. “Las expectativas del equipo técnico y directivo del Seafood Watch no ha cambiado. Nosotros seguimos muy optimistas respecto a las metas y objetivos que la industria se ha propuesto y estamos muy orgullosos del nuestro rol en ayudar en este proceso”, concluye el Senior Fellow on Aquaculture Sustainability del MBA.

Revise el reporte interactivo completo aquí.

Lea también: