Saltar al contenido principal

Rabobank: “Los buenos resultados pueden seguir capitalizando a salmonicultoras chilenas”

Jorge Torres, Head of Global Corporate Clients de Rabobank.
Jorge Torres, Head of Global Corporate Clients de Rabobank.

Chile: Jorge Torres, Head of Global Corporate Clients del banco holandés, afirmó a Salmonexpert que la entidad tiene una visión sustentable de la industria nacional, pues ha fortalecido sus fundamentos y abierto nuevas oportunidades de fusiones y adquisiciones.

Pese a que las entidades financieras están mostrando mayor confianza hacia la industria del salmón local, Jorge Torres, Head of Global Corporate Clients de Rabobank Chile (que hace algunos meses opera como Rabofinance), afirmó que “todavía sería cauto en asegurar que la banca se ha abierto al sector ya que en la realidad lo que hemos visto son principalmente refinanciamientos exitosos de deudas existentes, por lo que no percibimos un aumento del endeudamiento de este mercado, sino que lo contrario”.

Con todo, el ejecutivo del grupo holandés recalcó que “han sido entidades europeas como Rabobank y DNB quienes han estado más activas en estos procesos, complementándonos de muy buena forma en algunos casos. Por nuestro lado como banco líder de la cadena alimenticia a nivel global y con la visión de ser un actor relevante en el desafío de alimentar 9 billones de personas al 2050 es que hemos pasado a ser un ‘stakeholder’ más en esta industria y llevamos años apoyándola, incluso en períodos de alta volatilidad”.

-¿A qué responde esta nueva confianza de la banca en la industria chilena del salmón? ¿Piensa que es sostenible en el tiempo?

Por un lado y lo más inmediato son los mejores resultados de las compañías. Desde mediados del 2016 y tras el bloom de algas que tuvo un efecto material en la cosecha de salmones chilenos, los precios internacionales comenzaron un súper ciclo que ha llevado a las empresas del sector a fortalecerse financieramente tras años complejos. Si bien es cierto los precios han registrado una baja esperable y contenida, estos niveles siguen siendo sanos para la industria que durante el último tiempo ha enfocado esfuerzos en mejorar su estructura de costos. Aun así, las perspectivas de precio siguen positivas y sin nuevos eventos sanitarios inusuales se va creando un clima de estabilidad que la banca valora al momento de ejecutar los financiamientos.

Por otro lado, los fundamentos de la industria del salmón a nivel global son muy fuertes y van mejorando año a año. Las tendencias sobre todo en generaciones nuevas de privilegiar alimentos sanos, de calidad y que hayan sido producidos de una manera amigable con el medio ambiente se siguen fortaleciendo. El salmón es una proteína increíblemente versátil y más allá de las formas tradicionales de consumirlo ya otras preparaciones se han instalado hace años, como en la comida japonesa, peruana, y otras más novedosas.  Por último, Chile ha ido avanzando en un marco regulatorio que de una u otra manera limita la producción total y por tanto ayuda a contener y dar mayor predictibilidad a la oferta que sin duda en el pasado ha sido uno de los factores que explican una alta volatilidad en los precios, y esperamos los avances y perfeccionamientos en esta materia continúen. Por tanto, Rabobank tiene una visión sustentable de la industria chilena hacia el futuro.

-Camanchaca anunció que abriría su propiedad a la Bolsa de Noruega para financiarse. ¿Piensa que es una buena oportunidad para otras salmonicultoras chilenas?

En caso de que las empresas tengan proyectos interesantes y un tamaño importante como es el caso de Camanchaca, la bolsa de Noruega es sin duda atractiva al tener muchos inversionistas y analistas conocedores de la industria, pero que también abre la pregunta de qué ocurre en la bolsa local con este sector tan relevante en la economía chilena. Por otro lado, vemos bastante interés de compañías globales en aumentar su participación en este eslabón de la cadena para entre otras cosas asegurar el suministro de proteína en el futuro o bien, que proyectan un alto potencial de crear valor al ser una industria menos madura que la noruega, por lo que también representan una alternativa interesante para atraer capitales frescos al sector. Sin embargo, los muy buenos resultados también han sido y pueden seguir siendo una fuente de capitalización, por lo que cada compañía enfrenta su realidad particular en esta materia en base a sus proyectos, desafíos, etc.

-¿Qué desafíos están pendientes a superar por las salmonicultoras chilenas para aumentar la confianza en ellas?

La industria chilena ha ido perdiendo credibilidad con las comunidades locales con las cuales convive y eso termina impactando su imagen en el país. Sin embargo, somos testigos de los esfuerzos que muchos salmonicultores están haciendo para recuperar esa confianza e incorporar a las comunidades al proyecto del salmón chileno. De hecho, Rabobank en su Partnership Global con WWF está activamente trabajando con las principales salmonicultoras chilenas para avanzar en esta materia, incentivando la certificación ASC de las concesiones productivas y desarrollando herramientas para un claro entendimiento entre las empresas y las comunidades, por lo que incluso se están organizando talleres donde ambas partes se sientan en la misma mesa para discutir y han resultado muy exitosos por el momento.

-¿Es recomendable que las salmonicultoras chilenas sigan con procesos de fusiones y adquisiciones para consolidarse en lo sanitario?

Hace años que se viene hablando bastante del proceso de consolidación chileno y aun mantenemos más de 20 players compitiendo en la industria local, un número mucho mayor que el país líder Noruega. Sin embargo, la combinación de fortalecimiento financiero, posibles nuevos inversionistas extranjeros y una mayor predictibilidad debiesen crear mayores oportunidades. Potenciales fusiones y adquisiciones en caso de presentar sinergias y crear valor podrían tener un impacto más amplio que sólo el sanitario, sino que en maximizar eficiencias productivas, estrategias comerciales de venta, de marketing, etc.