Saltar al contenido principal

Salmonicultura podría ser clave en monitoreo de poblaciones de cetáceos

En Chile la zona con más varamientos de cetáceos registrados es la patagonia. Foto: Semarnat.
En Chile la zona con más varamientos de cetáceos registrados es la patagonia. Foto: Semarnat.

Chile: A raíz de un estudio enfocado en los varamientos de cetáceos a lo largo de la costa chilena, investigadores involucrados aseguran que la salmonicultura presenta una oportunidad para realizar toma de datos y trabajar en terreno.

Un nuevo estudio publicado en la revista Scientific Reports realizado por científicos chilenos de diversas instituciones, analizó los patrones espaciales y espaciotemporales de los varamientos de distintas especies de cetáceos en Chile desde enero de 1968 hasta enero de 2020.

Los resultados del estudio liderado por el Dr. Fernando Mardones, académico e investigador de la Pontificia Universidad Católica de Chile, muestran un total de 389 eventos de varamientos que incluyeron 35 especies de cetáceos, y los cuales representan más del 85% de la riqueza de especies reportadas en nuestro país.

No obstante, algo que llamó la atención de los expertos es que a pesar de la aparente distribución espacial aleatorea de los eventos a lo largo de la costa chilena, al observar la magnitud o el número de individuos varados en cada evento, más de la mitad de los cetáceos varados fueron registrados en las regiones más al sur de Chile o patagonia chilena.

“Encontramos mayor cantidad de clusters o áreas de alto riesgo asociado a la Patagonia. Nosotros hemos visto que se pueden deber a varias causas como factores climáticos, ambientales y geográficos del sector de fiordos y canales, en la que por ejemplo, la amplia fluctuación de las mareas podría provocar que se queden atrapados en ciertos lugares bajos. Por otro lado, hemos observado que aproximadamente la mitad de los varamientos individuales tienen origen antropogénico debido a la interacción con las artes de pesca y choque con embarcaciones”, explica a Salmonexpert el Dr. Mario Alvarado, investigador de la Universidad Andrés Bello y uno de los autores del estudio.

Debido a estos resultados, en la discusión del documento se menciona que aunque se registra un aumento de los varamientos a lo largo del tiempo, las causas no están claras.

Sobre la relación de estos eventos con la salmonicultura, el experto asegura que aunque se han descrito la interacción de varias especies de cetáceos con los centros samonicultores, “no se ha observado que estos tenga un impacto considerable en el varamiento de estas especies, pero si se ha asociado a la presencia de distintas patologías en la piel de los cetáceos que pudieran deberse a un estrés ambiental en estas áreas”.

Oportunidad en la salmonicultura

(a) Eventos de varamientos (puntos negros) desde 1968 hasta 2020. (b) Mapa de calor que ilustra la densidad de los casos de varamientos. (c) Distribución de 19 grupos de varamientos de cetáceos estadísticamente significativos (p <0.001). Fuente: Alvarado-Rybak y col., 2020.
(a) Eventos de varamientos (puntos negros) desde 1968 hasta 2020. (b) Mapa de calor que ilustra la densidad de los casos de varamientos. (c) Distribución de 19 grupos de varamientos de cetáceos estadísticamente significativos (p <0.001). Fuente: Alvarado-Rybak y col., 2020.

A pesar de lo anterior, los investigadores postulan en el estudio que un próximo paso lógico para abordar esta problemática sería la implementación de una estrategia nacional de monitoreo con un gran foco en la patagonia, donde se podría hacer un trabajo colaborativo con la industria salmonicutora.

“Las zonas con más varamientos son las de los fiordos tanto de Magallanes como Aysén. Estas zonas son difíciles de acceder, en cuanto a logística y recursos, dado que es caro llegar a estos sitios, por lo tanto, dado la existencia de muchas granjas salmonicultoras en sitios relevantes con gente que puedan reconocer a las diferentes especies, es una gran oportunidad para realizar toma de datos y trabajar en terreno” señala el Dr. Frederick Toro de la Universidad Santo Tomás y quien también es uno de los autores del estudio.

Sin embargo planeta que esto debe ir de la mano con capacitaciones y otros tipo de herramientas que ayuden a la toma de datos, “por lo que trabajadores en zonas remotas pueden ser una fuente muy valiosa al entregar este tipo de datos” afirma.

El Dr. Toro cuenta que esto ya lo implementaron con algunos pescadores de Punta de Choros y Chañaral de Aceituno que constantemente les envían datos de avistamiento de fauna marina y animales varados,cuando ellos no pueden estar en dichos lugares.

Lea el paper completo titulado “50 Years of Cetacean Strandings Reveal a Concerning Rise in Chilean Patagonia” aquí.

Lea también: