Saltar al contenido principal
Además de Australis Seafoods, tienen bloqueado su ingreso a Rusia Salmones Blumar, Mowi, Salmones Aysén, Yadran y Camanchaca. Foto: Archivo Salmonexpert.
Además de Australis Seafoods, tienen bloqueado su ingreso a Rusia Salmones Blumar, Mowi, Salmones Aysén, Yadran y Camanchaca. Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: El Servicio Veterinario de la Federación Rusa detectó el compuesto químico Cristal Violeta en el salmón de Australis Seafoods, dejando a la empresa en la lista roja de exportadores.

Desde el año pasado, el Servicio Veterinario de la Federación Rusa -llamado Rosselkhoznadzor-, ha estado restringiendo las importaciones de salmón chileno, por presencia de sustancias prohibidas en los productos, lo que ha sido rechazado por las empresas sectoriales. Tanto es así, que a la fecha son seis las compañías de la industria nacional en la lista roja de dicho país. 

En ese sentido, la autoridad sanitaria rusa bloqueó a Salmones Blumar, Mowi, Salmones Aysén, Yadran y Camanchaca, por presencia de Oxitetraciclina en sus productos, antibiótico que las cinco empresas afirman que no han utilizado para sus tratamientos contra el SRS de los peces. Y ahora se les sumó Australis Seafoods, a través de su planta Fitz Roy, por una razón diferente. 

De acuerdo con el reporte actualizado de Rosselkhoznadzor, se detectó la presencia del compuesto químico Cristal Violeta en los peces de Australis Seafoods. Lo mismo sucedió esta vez con una planta de proceso de Salmones Camanchaca, compañía a la cual antes se le había bloqueado el ingreso a Rusia por trazas del antibiótico Oxitetraciclina. 

Alicia Gallardo, directora nacional de Sernapesca. Foto: Archivo Salmonexpert.
Alicia Gallardo, directora nacional de Sernapesca. Foto: Archivo Salmonexpert.

Proteccionismo

Al respecto, en entrevista con Tele13 Radio, la directora nacional de Sernapesca, Alicia Gallardo, afirmó que “efectivamente Rusia está haciendo un proteccionismo de su industria nacional, y por ello, aumentó las exigencias no sólo a los productos de la acuicultura, sino que también a los agrícolas y a otros países como Noruega”.

Gallardo indicó asimismo a Salmonexpert que “respecto a la visita que haré durante esta semana al director del Servicio Federal de Vigilancia Veterinaria y Fitosanitaria de Rusia, Sergey Dankvert, es importante recalcar que el objetivo es exponer nuestro sistema de control desde el punto de vista de la certificación, y evaluar las alertas y motivos de las mismas. Tenemos que sondear cuáles son las metodologías de análisis y los tipos de muestreo, dado que existen centros de cultivo de salmón chilenos libres del uso de antibióticos y a las empresas se les ha bloqueado por usar Oxitetraciclina”. 

Greenpeace

La organización ambientalista se refirió públicamente al actuar del Servicio frente a los bloqueos interpuestos por Rusia. La coordinadora del área de campañas de Greenpeace, Estefanía González, señaló en comunicado de prensa que “nos hemos enterado que la directora nacional de Sernapesca viajará de urgencia a Rusia para intentar destrabar el ingreso de los salmones chilenos. Ojalá el organismo tuviera igual capacidad de reacción cuando las empresas engañan dolosamente en sus informes de mortandades y uso de antibióticos”.

“Lo que ha detectado Rusia son niveles de residuos sobre sus máximos permitidos, que son bastante más estrictos que lo que establece el CODEX Alimentario, el cual norma al comercio internacional. Por eso queremos saber qué está ocurriendo y ampliar la colaboración de los servicios veterinarios de ambos países para desarrollar confianzas entre las autoridades competentes”, manifestó la directora nacional de Sernapesca.

Entre 2017 y 2018, el crecimiento de las exportaciones de salmón chileno a Rusia fue explosivo -más de 42% en el período-, pasando así de US$281 a US$400 millones, transformándose en el cuarto mercado más importante para la industria nacional, con prometedoras perspectivas de expansión. Sin embargo, tras los sucesivos bloqueos de la autoridad sanitaria del país europeo al producto nacional, durante 2019 los retornos por envíos bajaron 19,5% a US$322 millones, según cifras reportadas por el Banco Central.

Lea también: