Skip to main content

Tomates transgénicos como fuente natural de astaxantina

Diferencias en el color de los filetes dependiendo de la dieta. Se puede apreciar la mayor intencidad de color en los peces alimentados con el tomate genéticamente modificado (ZWRI). Foto: modificado de Nogueira y col., 2017.
Diferencias en el color de los filetes dependiendo de la dieta. Se puede apreciar la mayor intencidad de color en los peces alimentados con el tomate genéticamente modificado (ZWRI). Foto: modificado de Nogueira y col., 2017.

Inglaterra: Científicos desarrollaron un tomate genéticamente modificado rico en astaxantina que, al ser incorporado en dietas de truchas arcoíris, demostró ser el doble de efectivo que su contraparte sintética al comparar la pigmentación de los filetes.

Los ketocarotenoides, como la astaxantina, son pigmentos de alto valor utilizados comercialmente en múltiples industrias como colorantes y suplementos, cuyo origen proviene principalmente de la síntesis química

La salmonicultura es un ejemplo donde la suplementación en la alimentación con ketocarotenoides es necesaria para lograr la calidad del producto final.

Las alternativas naturales de astaxantina que existen en la actualidad, provienen de bacterias o microalgas que son capaces de sintetizarla. Dentro de los vegetales, existe solo una planta con la capacidad de formar ketocarotenoides, la Adonis aestivalis, pero que tiene la limitante de no ser candata para una agricultura a gran escala y además, contiene alcaloides tóxicos.

Composición de ketocarotenoides en el alimento y en el filete de ambas dietas, comercial (comnercial) y con tomate geneticamente modificado (ZWRI tomato). Se puede apreciar que la fijación de ketocarotenoides en filetes de truchas alimentadas con la dieta ZWRI es mayor. Fuente: modificado de Nogueira y col., 2017.
Composición de ketocarotenoides en el alimento y en el filete de ambas dietas, comercial (comnercial) y con tomate geneticamente modificado (ZWRI tomato). Se puede apreciar que la fijación de ketocarotenoides en filetes de truchas alimentadas con la dieta ZWRI es mayor. Fuente: modificado de Nogueira y col., 2017.

Sin embargo, investigadores del Fraunhofer Chile, la Universidad Goethe de Frankfurt, Universidad de Londres y el Rothamsted Research, combinaron dos especies de tomates y ADN bacteriano para crear un tomate genéticamente modificado alto en ketocarotenoides.

Luego, adicionaron estos pigmentos en la alimentación de truchas arcoíris y realizaron un experimento en el que compararon el color de los filetes de estos peces, con truchas alimentadas con pellet comercial común.

“Los pellets formulados fueron más eficientes que la alimentación común para dar color a los filetes de truchas” expusieron los expertos, al encontrar el doble de aumento en la retención de los principales pigmentos en los filetes del pescado.

Como conclusión dijeron que “este logro tiene el potencial de crear un nuevo paradigma en la producción sustentable de aditivos alimentarios económicamente competitivos para la industria acuícola y más”.

Revise el estudio titulado “Engineering of tomato for the sustainable production of ketocarotenoids and its evaluation in aquaculture feed” aqui (acceso libre).