Saltar al contenido principal

“Una ley en bienestar animal podría ser redundante a las regulaciones que tenemos”

Carlos Odebret, presidente de la Asociación de Salmonicultores de Magallanes. Foto: Archivo Salmonexpert.
Carlos Odebret, presidente de la Asociación de Salmonicultores de Magallanes. Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: Desde la Asociación de Salmonicultores de Magallanes sostienen que el bienestar animal ya está lo suficientemente normado en Chile a través de reglamentos y resoluciones de parte de las entidades pertinentes.

Respecto al proyecto de ley sobre bienestar animal para peces y especies de producción acuática de acuicultura presentado por diputadas y diputados llamado “Individuos, No Toneladas”, Salmonexpert ha estado recopilando diferentes puntos de vista de los actores involucrados en la actividad salmonicultora.

Es así como a nivel gremial, el presidente de la Asociación de Salmonicultores de Magallanes, Carlos Odebret, dio a conocer su visión sobre esta iniciativa que busca establecer estándares de bienestar animal para peces en sus etapas de crianza o producción, transporte y sacrificio, imponiendo sanciones como multas, suspensión o clausura de instalaciones y diferentes tipos de comiso, en caso de no respetar el marco normativo.

¿Consideran que este proyecto es necesario y pertinente para la industria?

El bienestar animal y el resguardo del medio ambiente son los dos pilares del proceso productivo del salmón y son también las bases de las normas que nos regulan. Estas normas se han adaptado a gran velocidad conforme se van incluyendo nuevos aprendizajes y tecnologías.

Por ejemplo el RESA -el reglamento que regula los temas sanitarios y de bienestar animal en la acuicultura- se ha modificado más de una docena de veces en los últimos 10 años en los temas de bienestar animal y salud de peces. A ello se deben sumar las múltiples resoluciones que Sernapesca ha publicado para profundizar en esta materia. Por ello creo que una Ley específica para el cultivo de peces en esta materia podría ser redundante a las ya múltiples regulaciones que tenemos en nuestra operación.

Consejo del Salmón

Desde el Consejo del Salmón, que agrupa a las compañías productoras Cermaq Chile, Mowi, AquaChile y Salmones Aysén, su presidenta, Joanna Davidovich, comentó respecto a este proyecto que: “Como gremio, participaremos de la discusión ya que para la industria salmonicultura el bienestar animal es un tema de alta relevancia. De hecho, por eso es tan primordial mantener al pez sano y en buenas condiciones y con ese objetivo en mente se toman permanentemente medidas para prevenir enfermedades en los salmones y si éstos tienen enfermedades, se les administran los tratamientos veterinarios apropiados”.

¿Cómo las empresas miembros de la Asociación están abordando actualmente este aspecto de la producción?

Cada compañía tiene sus procedimientos y protocolos, pues el bienestar animal no es sólo un imperativo ético, es también una necesidad para obtener buenos resultados productivos y de satisfacción de clientes. En tal sentido, cada productor ha definido sus propias políticas sanitarias cuyo piso mínimo es la regulación vigente, que como decía, se actualiza a una gran velocidad.

¿Hay proyectos a mediano plazo de las empresas socias para seguir profundizando este tema?

Cada paso que una empresa da en materia de innovación tiene consecuencias en el bienestar animal. Así, los cambios en las dietas, las densidades de cultivo, los sistemas tecnológicos en los sistemas de cosecha y matanza, las nuevas tecnologías en transporte de peces, entre otros, todos apuntan a mejorar los resultados a través de influir en los indicadores de bienestar animal.

¿Qué aspectos de este proyecto ustedes destacarían y por qué?

Se trata de una materia sumamente técnica. En ese sentido, Sernapesca y la Subsecretaría de Pesca tienen una gran experiencia y profesionales de primer nivel que están permanentemente en terreno observando los sistemas de cultivo. Son ellos quienes tienen una mejor perspectiva de los ajustes regulatorios en materia de bienestar animal y los encargados de hacer cumplir la normativa legal vigente que es sumamente rigurosa. En ese sentido, los parlamentarios deberían confiar más en esas competencias y dejar de invertir su tiempo en buscar legislar lo que ya está legislado.

Lea también: