Saltar al contenido principal

Chile: Son varios los emprendimientos nacionales abocados a darle un segundo uso a la piel del salmón, desechada por la mayoría de las plantas de proceso de la industria salmonicultora. Golosinas para perros, zapatillas de levantarse, así como prendas de vestir y accesorios de alta costura son algunos de los usos que emprendedores chilenos le están dando a este residuo.

Austral Epic Treats

Durante el 2015, Felipe Herrera, Francisco Peralta e Ignacio Tadres, se presentaron de manera exitosa ante la Corporación de Fomento (Corfo) con el fin de conseguir fondos para su proyecto de innovación: Austral Epic Treats.

La iniciativa busca reutilizar desechos de la industria del salmón (pieles y sobras cárnicas), para fabricar complementos alimenticios para mascotas, “y así satisfacer a personas que buscan una alimentación saludable y un cuidado especial para sus mascotas”, según los creadores. La firma ganó un fondo Corfo del Programa Regional de Emprendimiento de la Región de Los Lagos, y cuentan con el patrocinio de la Incubadora de Negocios de la Universidad Austral, Austral Incuba.

“Queríamos hacer algo que tuviera un sentido de respeto por la naturaleza, qué mejor que reutilizando un desecho de una industria que en Chile es muy potente, como lo es la salmonicultora. Somos amantes de los animales y esta idea nos hacía sentido. Más que ser un buen negocio, podía ser algo a lo que nos dedicáramos con pasión”, expresaron.

Austral Epic Treats 
Austral Epic Treats 

Los Treats (en español golosinas) son un complemento alimenticio, para premiar o recompensar a perros o gatos de cualquier tamaño. Las propiedades que tienen estos productos, en base a salmón, tales como el Omega 3 y 6, bajas grasas y calorías, vitaminas y minerales esenciales, entregan beneficios para aumentar la esperanza de vida de las mascotas, propiedades para un pelo brillante, fortalecimiento de huesos y dientes, entre otros.

 Austral Epic Treats está en fase de pruebas piloto para llegar al prototipo de producto. Esperan tener sus primeras unidades vendidas el segundo trimestre del 2016. El abanico de productos que están desarrollando va desde alimentos para la dieta diaria, hasta el complemento adicional que sirve como premio, los cuales son realizados bajo estándares de conservación de alimentos disponibles en el mercado.

 Paulina Robson, carteras de lujo

“Actualmente, en la industria del lujo, en general, no vemos un especial compromiso social ni medioambiental, sino que se privilegian otros factores por sobre éstos. Como empresa, creemos que la industria del lujo, más que muchas otras, debiese siempre ser responsable porque se trata de productos o servicios adicionales a lo que una persona necesita”, asegura Paulina Robson, fundadora de Paulina Robson Handbags.

Sus productos se enfocan en bolsos, carteras y billeteras de cuero de salmón para el mercado de lujo. El objetivo de la firma es posicionar este material como una alternativa más a las pieles exóticas de lujo, “queremos sacarlo del contexto de artesanía de feria y ponerlo a esta altura. El trabajo que hacemos es extremadamente dedicado, con un diseño acorde al mercado, herrajes enchapados en oro de 24k, cierres de la más alta calidad, cuero en el interior, y un trabajo artesanal de altísima especialización que toma en promedio 1,5 días en fabricar cada cartera”.

Paulina explica que los productos que se denominan como ecológicos muchas veces presentan una estética rústica, diseño pobre, baja calidad, y generalmente se presentan sólo en color verde o café y envueltos en papel kraft. “Y está bien, hay un gran mercado para esos productos. Sin embargo, hemos detectado un nicho de personas que, si bien tienen una conciencia social o medioambiental, no están dispuestos a sacrificar su estilo o la calidad que acostumbran a consumir”.

La fundadora de la empresa, asegura haber tenido una excelente recepción en el extranjero “porque se trata de un concepto nuevo, diferente de lo que actualmente se ofrece. Tenemos un showroom en Nueva York y hemos participado de ferias especializadas en esta misma ciudad. Ya estamos exportando a Estados Unidos, Canadá y llegamos a todo el mundo con ventas online a través de web”.

Además, explica que la industria del salmón, en general, ha reaccionado positivamente frente a la propuesta. No obstante, “aunque a todas las salmonicultoras con las que conversé les parece un bonito proyecto, me costó bastante aterrizar la idea y generar una alianza formal de abastecimiento”. Salmones Camanchaca, “tuvo la visión suficiente para entender el valor de lo que estamos haciendo, de cómo esto puede beneficiar al medioambiente y, al mismo tiempo, proyectar una imagen de Responsabilidad Social Empresarial”.

Paulina Robson Handbags 
Paulina Robson Handbags 

La compañía trabaja con una de las mejores curtiembres del país. Antiguamente, según revela Robson, este cuero dejaba rastros de olor a pescado, cosa que se ha logrado manejar y hoy sólo tiene un profundo y agradable olor a cuero, a excepción de los curtidos muy artesanales que efectivamente dejan unos olores molestos producto de la piel misma o de los insumos con los que lo curten.

El proceso es bastante similar al curtido de otros cueros, más que todo se han dedicado a “mejorar la textura de las celdas de las escamas, colores y terminaciones en general, de acuerdo con las tendencias del mercado, pero, a la vez, incorporando la cultura latinoamericana en los colores brillantes y optimistas que ya son característicos de nuestra marca”, reveló.

La recepción de los productos ha sido muy buena. “La primera reacción de las personas es de no entender o no creer que se trata de salmón. Tengo que insistir, algunas veces hasta mostrar la piel curtida en bruto para que me crean. Una vez que lo entienden, el 80% de las personas se acerca el producto a la nariz, ¡porque quieren saber si huele a pescado! Está claro que es un material que sale de lo convencional, pero a la vez, cuando explico el origen, la gente rápidamente entiende y les hace mucho sentido el concepto de lujo sustentable bajo nuestro slogan: el lujo se encuentra con la responsabilidad”, finalizó Paulina.

 Chilote House Shoes

“Junto con Stiven, co-fundador del proyecto, siempre hemos tenido la idea de desarrollar en Chile prácticas de diseño sustentable, considerando todas las variables sociales y ambientales propias de, en este caso, el sur de Chile, en donde yo nací y fui criada”, explica Francisca Apparcel, fundadora de la iniciativa Chilote House Shoes, proyecto que utiliza cuero de salmón y lana como materia prima en la elaboración de zapatillas de levantarse. La iniciativa promueve un concepto de co-creación en conjunto con artesanas chilotas, sus principales compradores están en Estados Unidos, pero realizan despachos a todo el mundo a través de su página web.

Actualmente trabajan con tres diferentes grupos de artesanas, sumando un total aproximado de 40 mujeres, las que viven mayoritariamente en zonas rurales. “Ellas trabajan desde sus casas, compatibilizando y manteniendo todas sus actividades cotidianas y familiares, y, al mismo tiempo, generan un ingreso extra haciendo lo que más les gusta y saben: tejer a palillo”, explica Francisca. Uno de los motores para su emprendimiento fue el rescate de los oficios ancestrales, que, “dada esta nueva cultura desechable, producción masiva y revolución industrial se están perdiendo”.

La primera vez que Stiven vio el cuero de salmón, reconoció de inmediato en éste una variedad de oportunidades, donde, dadas sus condiciones físicas, mecánicas y estéticas podía ser utilizado. Fue así como lo probaron, entre otras cosas, como suela en un zapato de lana. Él fue quien por primera vez hizo un Chilote Shoe, luego, una vez testeado en Estados Unidos desarrollaron el proyecto.

Chilote House Shoes 
Chilote House Shoes 

Inicialmente, para conseguir el cuero, iban a las plantas de proceso de salmón en Puerto Montt, a retirar pieles, las que las llevábamos donde un proveedor para que las transformaba en cuero. Ahora, que ya generamos más volumen, todo es externalizado a este proveedor ubicado en Puerto Montt.

“El cuero de salmón tiene un potencial enorme, tiene una infinidad de usos y visualmente es muy llamativo dadas sus escamas, las que le proporcionan un look tridimensional, además de ser maleable y muy resistente”. También han desarrollado una plataforma de venta de cuero de salmón.

Francisca finalizó destacando los tres impactos positivos de su iniciativa: “social, ya que empoderamos mujeres artesanas en la Patagonia; ambiental, ya que reutilizamos un desecho de una industria gigante de nuestro país; y de diseño, porque es hecho a mano, uno a uno, a través de un sistema slow made”.

Si desea más información respecto del manejo de residuos en la industria salmonicultora, su disposición, reutilización, reducción y reciclaje, le invitamos a leer nuestra próxima edición impresa, la que estará en circulación en los próximos días.