Saltar al contenido principal

Alianza Marítima de Chile rechaza intento de abrir cabotaje a naves extranjeras

Alejandro Tenorio, director nacional de Alianza Marítima de Chile. Foto: Alianza Marítima de Chile.
Alejandro Tenorio, director nacional de Alianza Marítima de Chile. Foto: Alianza Marítima de Chile.

Chile: Desde la Alianza Marítima rechazan la intención del Gobierno de modificar la Ley de Navegación, lo cual busca privilegiar el embarco de marinos extranjeros en buques con bandera chilena.

A través de una declaración pública, desde la Alianza Marítima de Chile -Almar A.G.-, constituida por las organizaciones gremiales y sindicales del sector marítimo más representativas del país, en respuesta a las intenciones modificatorias manifestadas en el informe financiero mensaje Nº 001- 369, del Ministerio de Hacienda, sobre el proyecto que modifica la Ley de Fomento de la Marina Mercante y la Ley de Navegación, medidas que según ese el Gobierno fomentarían la competencia en el mercado de cabotaje marítimo, expuso su total rechazo a la iniciativa. 

“No es primera vez que el Presidente Sebastián Piñera intenta abrir el cabotaje marítimo a naves extranjeras, situación que llevaría indudablemente a la desaparición de nuestra flota mercante y al término de su trascendencia en la economía nacional, de manera directa y avasalladora, afectando a empresas y trabajadores nacionales, con el agravante en esta oportunidad de pretender modificar la Ley de Navegación en su artículo 14, con el fin de privilegiar el embarco de marinos extranjeros en buques que enarbolan el pabellón nacional, situación que también rechazamos de manera tajante”, manifestó a Salmonexpert el director nacional de la agrupación, Alejandro Tenorio.

Asimismo, desde la asociación indicaron que “es inverosímil la intención de insistir por tercera vez con un proyecto que no cuenta con el apoyo de las organizaciones gremiales, sindicales, ni de empresarios navieros, y que se ve agravado en un escenario de crisis pandémica en el cual todos los esfuerzos nacionales y las buenas intenciones deben contribuir a generar espacios de recuperación económica y creación de fuentes de trabajo, en vez de presentar proyectos que atentan y vulneran la necesaria tranquilidad que en estos momentos la nación requiere. En ningún caso el liderazgo supremo de la nación contribuye con esta acción a mejorar los ánimos y esperanzas sociales”.

“Consideramos, que presentar este proyecto al Congreso Nacional, sería un ataque frontal en contra de las aspiraciones de identidad marítima del país, nuestros intereses marítimos, el transporte marítimo y una actitud irresponsable y nada visionaria en contra de la retención de la base nacional de competencias, o “know-how”, acumulado a través de dos siglos. El Gobierno claramente no tiene intención de retener dicha base de conocimientos adquiridos y no considera que se perderían, pese a la importancia que éstos tienen para toda la sociedad y para la seguridad nacional”, recalcaron desde Almar A.G.

Cabotaje nacional

La medida, según la Alianza Marítima de Chile, “no es consecuente con la gente de mar, que con su esfuerzo personal y familiar ha desarrollado una profesión, que con vocación y sacrificio ha contribuido al bien nacional, una profesión que, debe tenerse presente, se desarrolla en un ambiente adverso para el cual no muchas personas están preparadas y calificadas”. 

“Lo anterior significaría que un masivo grupo de oficiales, tripulantes, trabajadores portuarios, agentes de aduana, camioneros y personal administrativo de las empresas relacionadas a la industria, quedarían cesantes y obligados a migrar hacia otras actividades y en algunos casos hacia otros países, arrastrando una inevitable pérdida de competencias profesionales, recursos que sería muy costoso, difícil y lento recuperar, si es que tardíamente se revirtiese la medida”, subrayaron desde la entidad gremial.

La Alianza Marítima de Chile “está convencida que el mantener el cabotaje en manos de armadores chilenos y con tripulaciones nacionales, es la medida adecuada que Chile requiere y el escenario actual necesita, por ser una garantía que permite salvaguardar las fuentes de empleo de los marinos chilenos en buques de bandera nacional y en pos de seguir proporcionando una sólida base para la economía, seguridad y política ambiental de nuestra nación, que viene a complementar también el esfuerzo del país por mantener su presencia en el comercio internacional, como lo han demostrado casi 203 años de labor ininterrumpida de nuestro transporte marítimo”.

Lea también: