Saltar al contenido principal
Desde el inicio del programa de reproducción del salmón hace casi 50 años, AquaGen ha tenido el crecimiento como uno de sus objetivos de reproducción más importantes. Foto: Johan Wildhagen
Desde el inicio del programa de reproducción del salmón hace casi 50 años, AquaGen ha tenido el crecimiento como uno de sus objetivos de reproducción más importantes. Foto: Johan Wildhagen

Noruega: Desde la compañía genética afirman que, con adecuada selección para el crecimiento, los peces obtendrán buen rendimiento en cualquier entorno productivo, sin importar la temperatura.

A comienzos de diciembre, Nofima publicó los resultados de una investigación sobre el crecimiento del salmón a altas y bajas temperaturas. Trina Galloway, directora de Contacto Social y Responsabilidad Social Corporativa de AquaGen, responde a estos resultados, los cuales la compañía refuta.

“Los investigadores encontraron que había un vínculo genético de débil a moderado entre el crecimiento a temperaturas altas y bajas (5 y 17 grados, respectivamente); es decir, las mismas familias crecieron de manera diferente a altas y bajas temperaturas, y que es posible cultivar contra la sensibilidad a la temperatura, para que el salmón tenga un buen crecimiento a diferentes temperaturas. Sin embargo, los datos de AquaGen muestran que un buen crecimiento es una propiedad que el salmón puede tener en todos los ambientes y bajo diferentes regímenes de temperatura”, expresó la profesional para el medio asociado a Salmonexpert, Kyst.no. 

Galloway señaló además que “el crecimiento de los peces de cultivo es un rasgo que se ve afectado por muchos genes y otros factores, como la temperatura, la alimentación y el estado de salud. El aumento del crecimiento reduce el tiempo de producción del salmón y tendrá un efecto positivo en el bienestar de los peces porque reduce el tiempo que los peces pasan en la fase marina y el riesgo asociado de enfermedades. La reducción del tiempo de producción también permitirá una mejor utilización de los centros de cultivo y licencias y, por lo tanto, tendrá un efecto positivo en la sostenibilidad ambiental y económica relacionada con la producción de salmón”.

La ejecutiva de AquaGen indicó también que “desde el inicio del programa de cultivo de salmón hace casi 50 años, AquaGen ha tenido el crecimiento como uno de los objetivos de cultivo más importantes. También hemos investigado si es posible cultivar para una mayor tolerancia a la temperatura, es decir, salmones que se adaptan a diferentes temperaturas, para ayudar a la industria del cultivo del salmón a estar mejor preparada para el aumento de la temperatura del mar como resultado del cambio climático futuro. Los experimentos se realizaron dentro de un rango de temperatura entre 4 y 20 grados, y así cubren la temperatura óptima de crecimiento del salmón (alrededor de 14 grados)”.

“Encontramos una alta heredabilidad para el crecimiento de rasgos (h2 ~ 0.5) y una alta relación genética (~ 0.75-0.85) entre el crecimiento del salmón en ambientes muy diferentes; por ejemplo, alta temperatura en comparación con baja temperatura, norte de Noruega en comparación con el sur de Noruega, Noruega en comparación con Chile, o en tierra en comparación con el mar”.

“Por tanto, el crecimiento parece ser un rasgo universal, es decir, una misma familia con buenos rasgos de crecimiento funcionará bien, independientemente del entorno en el que se produzcan. Por lo tanto, los mejores candidatos para el cultivo pueden seleccionarse eficazmente para todos los tipos de producción basándose en la medición del crecimiento. en una producción estándar. Sin embargo, se debe tener en cuenta que cualquier enfermedad en la fase del mar afecta el apetito y el crecimiento”, expuso Galloway.  

Por último, la profesional manifestó que “por lo tanto, nuestros datos muestran que, con una buena selección para el crecimiento, obtendrá un buen rendimiento en todos los entornos de producción relevantes”.

Lea también: