Saltar al contenido principal
Kari Olli Helgesen speaking en Frisk Fisk. Imagen: Pål Mugaas Jensen.
Kari Olli Helgesen speaking en Frisk Fisk. Imagen: Pål Mugaas Jensen.

Noruega: A pesar de observarse una reducción dramática en el uso de químicos para la eliminación de piojos de mar durante el 2016, los parásitos continúan desarrollando una mayor resistencia a una serie de tratamientos, según Kari Olli Helgesen del Instituto Nacional de Veterinaria (NVI, por sus siglas en inglés) de Noruega.

Durante la conferencia Frisk Fisk, realizada en Bergen durante la primera semana de febrero, se reveló que la cantidad de peróxido de hidrógeno utilizado por la industria de la acuicultura en Noruega se redujo a la mitad entre 2015 y 2016, mientras que las prescripciones de azametifos y piretroides se redujo en 60% durante la misma época.

"En general, estamos hablando de una reducción del 41% de 2015 a 2016", dijo Helgesen.

El único fármaco que se utilizó en mayores volúmenes fue emamectina, mientras que los tratamientos no medicinales se dispararon.

"Los tratamientos sin drogas aumentaron en un 535%, es decir, más de cinco veces más", dijo.

El desarrollo de la resistencia continúa

El NVI también sigue el desarrollo de la resistencia de piojos de mar presentes en centros de cultivo de salmón.

"Hay resistencia a organofosforados, piretroides y emamectina a lo largo de la costa. Vemos alguna variación dentro de las regiones y una tendencia a mayor sensibilidad en piojos del extremo norte y el sur ", dijo Helgesen.

"La resistencia está tan firmemente arraigada en la población de piojos de mar que es difícil deshacerse de ella, incluso si hay una reducción en el consumo de drogas", agregó.

El veterinario explicó que hay menos resistencia al peróxido de hidrógeno, y que presumiblemente se puede deber a que solo se ha utilizado ampliamente desde hace poco tiempo.

Perspectivas para 2017

Helgesen cree que este patrón continuará.

"Pienso que el desarrollo de la resistencia continuará, porque hay un cierto grado de resistencia en casi todos las locaciones de centro de cultivo. Por lo tanto, cualquier uso de drogas aumentará la resistencia", comentó.

Sin embargo, ella considera que el desarrollo de la resistencia está ralentizado, debido a que se usan menos tratamientos farmacológicos.

"El cambio de tratamientos medicinales a no medicinales para tratar piojos de mar continuará. Una pregunta es si eventualmente se verá resistencia a medidas no medicinales. Los piojos tienen una variación natural en sus propiedades, y si algunos sobreviven a tratamientos mecánicos debido a características particularmente favorables, conseguiremos tal desarrollo. Debemos prestar especial atención a esto", advirtió la veterinaria.