Saltar al contenido principal
(A) Representación 3D de las cadenas afectados por la unión del ligando (coloreado) y (B) interacción de unión entre el complejo y la proteína VP2. Fuente: Gutiérrez y col., 2021.
(A) Representación 3D de las cadenas afectados por la unión del ligando (coloreado) y (B) interacción de unión entre el complejo y la proteína VP2. Fuente: Gutiérrez y col., 2021.

Chile: Creado por científicos chilenos, el desarrollo a base de cumarina y cobre redujo la carga viral en peces, inhibiendo de este modo la entrada del virus a la célula.

En la búsqueda de nuevos métodos alternativos para el control de diversas enfermedades infecciosas en salmónidos, investigadores de la Universidad de Santiago de Chile (USACh) crearon un compuesto a base de cumarina, que junto con el cobre (Cu) forman un complejo ([Cu(NN1)2](ClO4)) con actividades bioactivas.

Hace un tiempo los mismos expertos demostraron el efecto antibacteriano in vitro sobre Flavobacterium psychrophilum, sin generar toxicidad en células de trucha arcoíris.

Ahora en un nuevo estudio buscaron evaluar la actividad antiviral del mismo compuesto sobre el virus IPN. Para ello, infectaron cultivos celulares con el virus y luego realizaron un tratamiento con el compuesto y su precursor ([Cu(CH3CN)4]ClO4).

Pasadas 24 horas, el compuesto produjo una reducción en la carga viral del 99,0% y 99,5% a dosis de 5,0 y 15,0 µg/mL, respectivamente.

“El complejo [Cu(NN1)2](ClO4) aumentó su capacidad antiviral en comparación con su precursor a las concentraciones probadas, mientras que la cumarina no mostró actividad antiviral. Sin embargo, está claro que la inclusión de este compuesto natural en el ligando NN1 es necesaria para mejorar la capacidad antiviral del complejo de cobre”, explicaron los autores del estudio.

Dentro de sus resultados, los científicos también descubrieron que la actividad antiviral estaría explicada por una interacción del compuesto con la proteína VP2 del virus, un componente de la cápside viral directamente asociada con la producción de anticuerpos neutralizantes específicos contra IPNV.

“El complejo de cobre se ubica entre las interfases de la proteína VP2 formando una interacción no covalente corta con los fragmentos de cumarina de los ligandos NN1. Estas interfases correspondientes a la cubierta de la cápside, pueden afectar a la entrada/fijación del virus en la célula, lo que explicaría la actividad antiviral observada”, aclararon los expertos.

Al alterar la entrada del virus a la célula, los investigadores concluyeron que el compuesto “surge como un candidato prometedor para una mayor evaluación en un modelo in vivo”.

Lea el estudio completo titulado “Evaluation of the Antiviral Activity against Infectious Pancreatic Necrosis Virus (IPNV) of a Copper (I) Homoleptic Complex with a Coumarin as Ligand”, aquí.

Lea también: